Un hogar sin televisión

¿Algún lector se imaginaría un hogar sin televisión?, ¿qué ocurriría?, ¿cómo se entretendrían los niños o cómo les afectaría no ver la televisión?, ¿y si añadimos además la ausencia de videojuegos?, ¿estaríamos volviendo atrás en el tiempo? Muchas preguntas parecen responderse a través de este vídeo en el que una familia francesa ha decidido prescindir de la televisión, sólo tiene cabida algún DVD infantil o el acceso a internet.

El resultado parece obvio, se realizan distintas actividades enriquecedoras que contribuyen a mejorar la capacidad intelectual, un ejemplo lo vemos en uno de los componentes de la familia, una niña de seis años que está un año adelantada en el colegio, que aprende a jugar al ajedrez como una forma de ocio y entretenimiento. Los niños sobre todo juegan, leen desarrollan la imaginación y la creatividad, es un hogar sin televisión.

Seguramente más de un lector creerá que es una acción extrema, los abusos son perjudiciales incluso cuando se trata de algo saludable, pero suponemos que también será perjudicial una ausencia total de la televisión. Cuando los niños vayan al colegio posiblemente sus compañeros comenten que han visto una serie de dibujos o un programa infantil que les ha encantado, en este caso los niños del hogar sin televisión estarían en desventaja y quizá podría afectarles de algún modo, pero todo depende de la educación recibida.

El padre de la familia comenta “la televisión está hecha por adultos para niños, tendrían que hacerla los niños para que les dijera algo”. La madre no cree en el papel educativo de la televisión, y tiene buena parte de razón, especialmente cuando vemos que se respeta poco el horario de programación infantil o aparecen programas a cualquier hora del día donde se dicen tacos, se habla de sexo, se descalifica a las personas… televisión puramente basura. De acuerdo que este es un caso extremo pero no nos parece tan mala idea si la televisión se suple por internet bajo control parental, los libros, los juegos educativos y creativos, las actividades físicas, la relación familar, etc.

La televisión o caja tonta termina siendo algo prescindible y además, nunca han conocido la televisión, como ocurre con las dos niñas pequeñas de la familia, es imposible que la echen de menos. La madre cree que son los padres quienes deben educar a sus hijos y aportan mucho más que la televisión. A todo esto,, esta familia vive en un hogar sin televisión y por ello no ha podido ver una campaña desarrollada por el Gobierno francés en la que advierte que la televisión puede ser perjudicial, recomiendan que los niños no vean la televisión hasta que no cumplan los tres años de edad.

Ahora es interesante recordar algunos posts hablando sobre el tema, La televisión no mejora el desarrollo cognitivo de los niños menores de dos años, ni mejoran las habilidades lingüísticas, ni las visuales-motoras, así lo concluían expertos del Hospital Infantil de Boston. Otro estudio realizado por especialistas del Instituto de Investigación Infantil de Seattle e investigadores de la Universidad de Washington, mostraba que la televisión afectaba al desarrollo lingüístico infantil.

Seguimos citando ejemplos, ver mucho la televisión dobla el riesgo de agresividad en niños de 3 años, conclusión del estudio realizado por expertos de la Universidad del Estado de Nueva York y la Escuela de Salud Pública y Medicina Tropical de Nueva Orleans. Citaremos un estudio más, la televisión aumenta los trastornos de atención en los niños, así lo manifestaba la AEP (Asociación Española de Pediatría).

Francia quiere proteger a la infancia de la televisión y da a conocer la campaña en pleno auge de los canales infantiles. Francia es el único país que ha seguido la recomendación de los especialistas, el resto de países de la UE ha hecho caso omiso, no parece que sea para ellos tan importante velar por los intereses de los más pequeños, intereses saludables.

Un experto nos explica claramente la cadena, cuanto más vea un bebé la televisión menos aprenderá a jugar, disfrutará menos de la lectura infantil y de otras actividades lúdicas. Según el experto la televisión favorece la obesidad en la pre adolescencia, algo lógico teniendo en cuenta que han realizado mucho menos ejercicio relacionado con los tradicionales juegos.

La campaña francesa recomienda no dejar solos a los niños frente a la televisión, hasta el 80% de las imágenes que recibe un niño a través de la pantalla, no están relacionadas con la programación infantil y por tanto no son imágenes que faciliten su desarrollo intelectual. Un ejemplo citado son los programas que más se ven, comer en familia viendo las noticias donde se muestran sucesos, problemas, accidentes, asesinatos, una vida real asimilada por unas mentes en desarrollo de una forma muy peculiar.

Dependiendo del país, los padres desean que sus hijos crezcan y se desarrollen rápidamente, no quieren protegerlos excesivamente y parece no importar que vean la televisión y lo que en ella aparezca, en otros países es lo contrario, el Gobierno intenta proteger a los menores y realizan campañas como la que hemos podido conocer en Francia.

Hay mucho más que decir, os recomendamos ver el vídeo de Euronews, no tiene desperdicio alguno y quizá nos ayude a ver la televisión de otro modo, comprobando lo bien que les ha ido a la familia en un hogar sin televisión, esta actitud al menos en los primeros años de vida de los niños puede lograr mejorar el desarrollo físico e intelectual, y la calidad de vida en el futuro como adultos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...