Un consumo elevado de azúcares desde la infancia incrementa el riesgo cardiaco

Un consumo elevado de azúcares desde la infancia eleva el riesgo cardiaco

Cuidar la alimentación es, junto a la práctica regular de ejercicio físico, uno de los pilares fundamentales para mantener una vida sana. Por eso, sobre todo a edades tempranas, conviene prestar especial atención al tipo de alimentos que se consumen y fijar unos hábitos alimentarios saludables que se mantengan posteriormente a lo largo de la vida adulta.

Un error alimentario frecuente entre niños y adolescentes es el consumo elevado de azúcares añadidos, entendidos en este caso como edulcorantes calóricos, como los que se encuentran en chucherías, refrescos y bollería industrial, pues tal como revela una investigación de la Universidad de Emory (Estados Unidos), el consumo elevado de estos azúcares desde la infancia incrementa el riesgo cardiaco.

En este punto es importante distinguir entre el “azúcar, componente natural necesario en la alimentación y que muchos alimentos contienen en sí mismos de diferente manera (fructosa, lactosa, sacarosa) y los “azúcares añadidos” u edulcorantes que se añaden para endulzar los alimentos de forma artificial.

Esta investigación es la primera que analiza la relación entre los azúcares añadidos y los indicadores de riesgo de enfermedad cardiaca en menores. Para el estudio se tomó una muestra de más de 2.000 adolescentes de entre 12 y 18 años, a los que se evaluó su alimentación. Los resultados mostraron que el 21% de la energía total de estos adolescentes procedía de edulcorantes calóricos. Como era de esperar, aquellos que consumían mayor cantidad de azúcares añadidos tenían niveles más elevados de triglicéridos y lipoproteínas de baja densidad (“colesterol malo”) y niveles más reducidos de lipoproteínas de alta densidad (“colesterol bueno”), lo que incrementaría el riesgo cardiaco.

La investigación ha puesto de manifiesto además que los adolescentes con sobrepeso u obesidad y un consumo elevado de azúcares añadidos presentan una mayor resistencia a la insulina, lo que a menudo se considera un precursor de la diabetes.

Fuente | Europa Press
Foto | Aqsa Hu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...