Trucos para dar con el juguete ideal para tu hijo

Aunque el gusto de los peques debe prevalecer, dependerá de los padres acertar en la compra de juguetes que sean seguros y adecuados a su edad. No está demás seguir algunos consejos antes de ir a la tienda

Acierta en la elección del juguete para tu hijo

Aunque para muchos se trate de simples objetos de entretenimiento, a veces no es fácil hallar el juguete ideal para los niños. Existen trucos que se pueden aplicar para acertar en la elección de artículos que además de divertidos, tengan un atractivo extra. Existen varios factores que se deben evaluar para dar con el correcto.

La primera recomendación es que cumplan con los requerimientos de seguridad y calidad. Esto no tiene que ver con el precio, sino con el material con el que esté fabricado y su solidez.También hay que cerciorarse de que no tenga componentes tóxicos que afecten la salud del peque. Los plastidedos, gomas para moldear y marcadores, por ejemplo, pueden causarle reacciones si los llevan a su boca.

Igualmente, hay que evitar aquellos que contengan partes muy pequeñas que puedan producir atragantamiento, algo que suele ocurrir con mucha frecuencia en infantes menores de 6 años. Es preferible optar por piezas enteras y de tamaño grande. Tampoco deberán tener piezas con las que el chico pueda cortarse o herirse.

Constatar la edad sugerida en el empaque es esencial. Mientras menos edad, menos piezas debería tener el juguete. Una muñeca o muñeco enterizo, una pelota de playa o un carro que no se desarme, son perfectas opciones para bebés. Sin embargo, nunca está demás que jueguen con un adulto cerca. En la precaución está el secreto.

El juguete ideal para tu hijo es el que le interese

Aunque parezca obvio, al momento de acudir a la juguetería hay que pensar en los gustos del menor. De nada valdrá que lleves el personaje Disney de moda, si no le interesa a tu hijo o no combina con su forma de ser. Claro, siempre podrás aprovechar los juegos para potenciar habilidades. Por ejemplo, si le cuesta hacer amigos, tal vez convenga llevar un juego grupal o un juguete para estimular. 

Tampoco hay que presionarles. Es normal que quieras reforzar su educación de forma lúdica, pero si optas por este tipo de juguetes debes asegurarte de que les resulten realmente divertidos y cautivadores. Por ejemplo, si al niño le fascinan los animales, un juego de memoria con sus especies preferidas seguro llamará su atención. Para los pequeñines, los colores, dibujos y figuras tienen que ser llamativos, así no dejarán el juego abandonado en un rincón.

Los mayorcitos son más exigentes y hay que conocerlos muy bien. Ellos suelen aburrirse muy pronto, y si no aciertas es probable que apenas lo usen. Si tiene habilidades para el dibujo, las manualidades o la música, busca un juguete con el que pueda desarrollarlas. Los juegos de mesa tradicionales casi siempre dan en el clavo, especialmente en la preadolescencia, cuando suelen querer compartir con otros para demostrar sus destrezas.

En la sencillez está el truco

Los juegos en los que hay que “quemarse” las neuronas para poder emplearlos jamás serán los más recomendados o populares. Mientras más sencillo sea el juguete, más posibilidades hay de lo disfrutarán. Muchas veces vemos cómo se acumulan objetos complejos en un rincón del cuarto. Se cree que con eso quedarán fascinados, pero era un coche o un oso de peluche lo que más le hubiese agradado.  De hecho, hay quienes encuentran más diversión en una vieja olla de la cocina o un tiesto de esos que se suelen tener abandonados.

En este sentido también hay un punto que debe vigilarse, y es no excederse con los juguetes. Es un despilfarro tener decenas de objetos y que el niño aproveche sólo unos pocos. Más vale calidad que cantidad. Cuando damos más de la cuenta estamos criando pequeños caprichosos que cada vez exigirán más y más cosas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...