Tratamiento probiótico tópico para reducir la gravedad del eccema en niños y niñas de tres años

Una investigación ha diseñado un tratamiento probiótico tópico con el que se puede reducir la gravedad del eccema en niños y niñas de tres años en más de un 50%, lo que se traduce en bienestar y una mejor calidad de vida.

Eczema infantil

Según los resultados de un estudio realizado por científicos del NIAID (Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas), se podría reducir la gravedad del eccema en niños y niñas de tres años utilizando un tratamiento probiótico tópico, lo que también reduciría las molestias asociadas a esta enfermedad y mejoraría la calidad de vida.

Los expertos han descubierto que un conjunto de lípidos o aceites presentes en la piel que son producidos por bacterias del género Roseomonas, pueden inducir el proceso de reparación y renovación del tejido celular de la piel. En el año 2019 se llevó a cabo un estudio con 10 adultos y cinco menores de 9 a 14 años de edad, a los que se les proporcionó una solución tópica con base de los compuestos de la mencionada bacteria. Los resultados mostraron que el tratamiento era seguro y se redujo notablemente la gravedad del eccema.

El caso es que el tratamiento, es decir, el mecanismo de acción y su impacto terapéutico, no se estudió en menores de siete años, era una tarea pendiente que ahora se ha llevado a cabo. En este nuevo estudio participaron 20 menores de entre 3 y 16 años que padecían un eczema de leve a grave. El tratamiento fue aplicado en 15 niños y niñas, a los que se les incrementó gradualmente la dosis de los compuestos de la bacteria, los otros cinco recibieron la misma dosis durante los cuatro meses que duró el ensayo.

Según los resultados, los menores experimentaron mejoras en los síntomas de la enfermedad, en las funciones de la barrera epitelial, hubo variaciones en la cantidad de bacterias de Staphylococcus aureus que crecen en la piel, se redujo la necesidad de utilizar esteroides tópicos y. por supuesto, la calidad de vida mejoró de forma significativa. 17 de los 20 menores experimentaron una mejora superior al 50% en relación a la gravedad del eczema, se produjo una mejoría en todas aquellas zonas de la piel que fueron tratadas independientemente de donde se encontrasen, pliegues interiores, codo, etc. Los investigadores también observaron un aumento en la función de barrera de la piel, es decir, su capacidad para evitar los alérgenos o repeler la humedad.

Tras finalizar el tratamiento, los beneficios se mantuvieron durante ocho meses, el mismo tiempo que las cepas de la bacteria se mantuvieron en la piel. En definitiva, se considera que puede ser un tratamiento eficaz que alivie a niñas y niños pequeños, reduciendo los síntomas y la necesidad de seguir un tratamiento diario. Los resultados señalan el camino para realizar una investigación más amplia y contando con un mayor número de participantes, si los resultados obtenidos fueran los esperados, se podría plantear la introducción del tratamiento para aliviar y mejorar la vida de quienes sufren esta enfermedad.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Science Translational Medicine.

Foto | Philippe Put

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...