Tratamiento Neuroortopédico para tratar trastornos motrices en los niños

Tratamiento Neuroortopédico para tratar trastornos motrices en los niños

Gracias al avance de la ciencia en distintos campos, cada vez son más las afecciones que pueden ser tratadas de forma precoz en la infancia, con el fin de revertir diferentes enfermedades y trastornos, y de esta manera lograr que los niños accedan a una vida más saludable y normal.

Tal es el caso del llamado tratamiento Neuroortopédico, que como su nombre lo indica, se trata de una terapia neurológica que permite tratar problemas ortopédicos, ya que es una especialidad médica que permite lograr una cura para diversas deformidades del sistema locomotor secundario de los niños.

Por ello, los especialistas recomiendan realizar este tipo de terapia cuando, luego de un diagnóstico acertado se concluya con la presencia de algún tipo de afección neurológica que comprometa el sistema musculoesquelético del infante.

Tengamos en cuenta que para que un niño pueda desarrollarse correctamente y en niveles normales, es fundamental que su actividad funcional durante los primeros años de vida responda a una serie de parámetros establecidos científicamente.

A través de dicho desarrollo, el pequeño logrará una maduración neuromotora adecuada, a través del el estímulo muscular sinérgico y de la dinámica antagonista. De esta manera, el niño alcanzará el desarrollo correcto del sistema muscular, tanto en lo que se refiere a tamaño como lo que tiene que ver con su fuerza y energía.

En este sentido, cuando un niño presenta severos problemas en sus sistema locomotor, por ende dará lugar a un desarrollo deficiente, ya que esto implica una alteración en el control del tono muscular, originando trastornos en el crecimiento de su cuerpo.

Al respecto, los especialistas que trabajan a menudo en la Sociedad Argentina de Ortopedia y Traumatología Infantil (SAOTI), gracias a sus estudios frecuentes en el área, aseguran:

“Esta discrepancia en el desarrollo muscular lleva a un crecimiento disarmónico entre los músculos y las estructuras óseas, que mantienen normalmente la actividad de sus centros de crecimientos como lo son las placas fisarias. Esto ocasiona en forma progresiva, que un sistema funcional como es una extremidad, desarrolle huesos de mayor longitud que la de los grupos musculares. Su natural consecuencia es la de deformidad a nivel de las articulaciones y progresivas limitaciones de los rangos funcionales, primero reductibles, para luego convertirse en limitaciones estructuradas, no corregibles con las maniobras habituales”.

Es importante destacar que la longitud de los huesos, en el período que abarca desde el nacimiento del bebé hasta los cuatro años de edad, se duplica, y luego continuará otra etapa de crecimiento que alcanzará su tamaño definitivo en la madurez ósea.

Si los músculos no se desarrollan de manera simultánea a los huesos, se producen afecciones relacionadas al crecimiento normal del niño, ya que tengamos en cuenta que las fuerzas musculares, su tono y función poseen una influencia fundamental en el desenvolvimiento de toda la estructura corporal.

Por ello, ante este tipo de alteraciones en el crecimiento de los niños, es fundamental obtener un diagnóstico precoz para realizar un tratamiento adecuado de forma temprana, para evitar futuros inconvenientes en su vida adulta, como suele suceder por ejemplo en aquellos casos en que la presencia de una luxación de caderas no ha sido tratada en tiempo y forma, ocasionando cojera permanente en el niño.

En una gran cantidad de casos, los especialista recomiendan la utilización de tratamientos ortopédicos específicos, junto a la realización de una terapia de neurorehabilitación pediátrica, que se establecerá en relación a las capacidades de cada paciente.

Por último, cabe destacar que una de las herramientas más eficaces en este ámbito suele ser la prevención de deformidades, mediante la realización de tratamientos específicos, que permiten corregir a tiempo alteraciones que con los años pueden llegar a provocar mayores trastornos.

Vía | SAOTI
Foto | Cindy Funk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...