Tratamiento infantil del asma

Asma Infantil

El tratamiento infantil del asma debe comenzar por la actitud de los padres, ya que, en algunas ocasiones, son los progenitores quienes dificultan el tratamiento del asma con la mejor intención del mundo, pero no recomendable. No hace mucho hablábamos sobre el asma infantil, sobre las causas que lo provocan, sobre su incidencia y sobre algunas actuaciones preventivas que podíamos adoptar para evitar las crisis asmáticas. Pero nos habíamos dejado una cuestión muy importante en el tratamiento infantil del asma.

A finales del año pasado, un grupo de investigadores norteamericanos daban a conocer las conclusiones de un estudio en el que se mostraba que una de las causas por las que el asma infantil no se trata adecuadamente, es la aprensión que tienen algunos padres por los medicamentos que se utilizan para tratarlo. En este trabajo se ponía al descubierto que solamente la mitad de los niños asmáticos seguían el tratamiento adecuado tomando diariamente los medicamentos recetados por los especialistas, el resto de niños no lo mantenía de forma continuada, algo nada recomendable que incluso puede agravar la enfermedad.

Esto podría deberse a varios motivos, uno que se barajaba era el descuido de los padres que sólo se acordaban del tratamiento cuando sus hijos padecían los síntomas asmáticos. Un vez que el niño se recuperaba volvían a dejar de proporcionarles el tratamiento. Evidentemente cualquier especialista nos diría que un tratamiento aplicado a determinadas enfermedades debe mantenerse de forma constante y realizar un seguimiento de la enfermedad, y más cuando esta es de carácter crónico.

Curiosamente, los investigadores de la Universidad de Rochester (Nueva York) achacaban esta situación a otros motivos, el miedo que tenían los padres sobre los efectos que los medicamentos podían ejercer sobre los niños, prefiriendo incluso que sobrellevaran el asma lo mejor posible y evitar a toda costa la administración de fármacos.

Con el tratamiento del asma infantil no se debe jugar, los especialistas son los más indicados para aconsejar sobre la actuación a seguir, mantener un criterio sin base alguna sólo conlleva a empeorar seriamente la calidad de vida de los niños.

Para hacer el estudio, los investigadores tomaron los datos de 622 padres con hijos que sufrían asma, las encuestas mostraron que un 17% de los padres temían los efectos de los medicamentos, un 6% tenían una cierta inseguridad sobre su efectividad, un 77% sí creían en la necesidad de seguir el tratamiento de forma adecuada. Sería necesario convencer totalmente a ese 24% de padres que tenían dudas para poder mejorar la calidad de vida y la salud de los niños.

El asma infantil es un problema que con la adecuada medicación y constancia, puede mejorar evitando los serios problemas que en ocasiones provoca.

Hasta seis millones de niños estadounidenses padecían asma el año pasado, cifra que posiblemente ahora haya aumentado dada la prevalencia de las alergias y el asma en todo el mundo. Mejorar la situación y la calidad de vida de los niños obliga forzosamente a los especialistas a mantener una profunda conversación con los padres explicándoles todos los pormenores de la enfermedad y por qué es tan necesario mantener el tratamiento. Así lo indicaban los responsables del estudio, es necesario ilustrar a los padres antes de comenzar un tratamiento contra el asma infantil, sería incluso un modo de lograr reducir la actual cifra de crisis asmáticas que se producen.

Más información | Pediatrics
Foto: crystal kirk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...