Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)

TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es una enfermedad que afecta hasta un 10% de la población infantil, se caracteriza principalmente por ser un síndrome conductual, es decir, una alteración del comportamiento en relación a los estímulos externos. El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), tiene mayor prevalencia en niños que en niñas y no existe, al menos por el momento, alguna relación entre padecer TDAH y la zona geográfica, el nivel socioeconómico o el tipo cultural.

Los síntomas descriptivos son un grado de distracción que puede variar de moderado a severo, inquietud, conductas impulsivas o inestabilidad emocional entre otros. Hoy hemos conocido una interesante entrevista realizada al profesor Russell A. Barkley de Investigación del Departamento de Psiquiatría de la SUNY (Upstate Medical University, Estados Unidos) con la que podemos comprender un poco más qué es la enfermedad, cuál es el tratamiento más adecuado, etc.

Según el profesor, el TDAH no es una enfermedad causada por factores externos sociales, ni los padres, ni el colegio, ni el entorno en general influye para que aparezca, un niño sano no podría sufrir TDAH por alguno de los factores mencionados. Se sabe que existen factores biológicos que se encuentran relacionados con el TDAH, el genético y el neurológico, al parecer existe una relación entre determinadas lesiones cerebrales que se causaron durante el embarazo y la manifestación de la enfermedad, de hecho, la revisión de los casos de TDAH así lo muestra.

La herencia genética también es un factor que influye notablemente, hasta un 65% de los casos de niños que sufren este síndrome está relacionado con la herencia genética de uno de los progenitores, que también presentaba el mismo problema. Poco a poco se está poniendo al descubierto la enfermedad, ahora se empiezan a conocer los genes que están implicados en ella y las zonas del cerebro en las que se inicia el TDAH.

Como decíamos, el entorno no provoca el TDAH, sin embargo sí influye en quienes padecen la enfermedad, dependiendo de la situación que vivan estos niños desarrollarán diversos aspectos negativos. Así, un niño con TDAH que tiene unos padres ansiosos, el niño desarrollará esta ansiedad, si son padres depresivos, el niño también sufrirá depresión. El entorno social puede influir notablemente para que el niño termine siendo agresivo, desafiante y en general se sumerja en las diferentes conductas sociales existentes.

En algunas ocasiones se ha culpado a los padres de que un niño sea hiperactivo, indicando que la causa ha sido la educación que se le ha proporcionado, algo que no es verdad. No se puede hacer culpables a los padres cuando está demostrado que los factores responsables de padecer el síndrome son los problemas durante el desarrollo del feto en el embarazo o por la herencia genética, por tanto hay que desechar que la causa sea la educación, algo que la sociedad todavía no parece comprender.

El tratamiento para el TDAH depende del caso, existen fármacos diseñados para el tratamiento, aunque en otros casos no hace falta recibir fármacos. El experto indica que no haría falta porque no hay patologías que incidan o acompañen al síndrome, es decir, el entorno en el que vive el niño es el adecuado. Parece difícil controlar el síndrome y el deterioro cognitivo que provoca, algo que deriva en varios problemas, fracaso escolar, problemas de sociabilidad, etc. Por ello, al final la opción más acertada es administrar fármacos incluso en los casos que presuntamente se podría pasar sin ellos.

Finalmente, el profesor Russell A. Barkley indica que hasta un 14% de los niños que sufren TDAH terminarán librándose de la enfermedad y llegarán al estado adulto con toda normalidad, un 66% seguirán sufriendo el síndrome o algunos de los síntomas que se encuentran asociados a él.

El TDAH influye en la educación, una etapa muy importante de la vida que puede hacer fracasar las iniciativas en estado adulto, además convierte a los niños en personas antisociales, con todos los problemas que ello conlleva. Por eso es fundamental ponerse en manos de los especialistas y seguir al pie de la letra los consejos que proporcionan para intentar que el niño pueda mejorar su situación y gozar de una vida mucho mejor.

Vía | Intramed
Más información | Trastorno Hiperactividad
Más información | Wikipedia
Foto | Energy Wave

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...