Trastorno de oposición desafiante

Trastorno de oposición desafiante

El trastorno de oposición desafiante consiste en un patrón de comportamiento desobediente, hostil y desafiante hacia figuras de autoridad. El patrón debe persistir durante al menos de 6 meses y debe traspasar los límites de los comportamientos incorrectos normales de la infancia para encajar dentro de este diagnóstico.

Este trastorno se inicia generalmente a los 8 años y su causa se desconoce, pero puede darse por una combinación de factores biológicos y de crianza o ambientales.

Su sintomatología es variada, pero gira en torno a un mismo punto, el comportamiento irascible. Discusiones con los adultos, pérdida de la paciencia, ira y resentimiento con los demás, desafío activo a las peticiones de los adultos, comportamiento rencoroso y vengativo, adjudicación de los errores propios a los demás, tendencia a molestarse con facilidad, pocos amigos o pérdida de los anteriores y problemas constantes en la escuela.

Ante cualquier examen médico para diagnosticar este trastorno primero hay que diferenciar este comportamiento del típico de otro niño en edad similar. La evaluación psiquiátrica o psicológica puede ser uno de los exámenes recomendados.

Además en niños y adolescentes, la depresión y el trastorno de hiperactividad y déficit de atención pueden causar alteraciones similares en el comportamiento y se deben considerar como un diagnóstico alternativo o adicional.

El mejor tratamiento para el niño es la psicoterapia individual. Los padres también deben aprender habilidades de manejo del comportamiento. Los medicamentos también pueden ser útiles si los comportamientos se presentan en el marco de otra afección, como depresión, psicosis infantil o trastorno de hiperactividad y déficit de atención.

Esta afección predomina más en los niños que en las niñas y algunos estudios han demostrado que afecta al 20% de la población escolar. Sin embargo, la mayoría de los expertos cree que esta cifra es exagerada debido a las definiciones culturales cambiantes de lo que es un comportamiento infantil normal y a otros sesgos o prejuicios raciales, culturales y de género.

Más información: Cínica Dam

Foto: mdanys

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...