Toxicidad del mercurio

Termómetro de mercurio

Ayer nos entristecía una noticia del fallecimiento de un niño por la toxicidad del mercurio de los termómetros con los que había estado jugando junto a sus tres hermanos, al parecer, estuvieron por un tiempo prolongado manipulando estos antiguos termómetros como si fueran juguetes y la inhalación de este metal pesado es tóxica. Las consecuencias son muy graves, un niño fallecido y sus hermanos intoxicados e ingresados en el hospital.

Es sorprendente que a estas alturas todavía se encuentren en los hogares, y en muchos sitios más, termómetros u otros aparatos de medición que trabajan con mercurio, aunque peor es el modo de retirarlo del mercado, un proceso demasiado lento y muy poco difundido, sobre la toxicidad del mercurio habría que hacer continuas campañas informativas, porque estamos seguros que muchos padres desconocen estos riesgos.

Recordemos que la noticia sobre la prohibición de la fabricación de termómetros y otros aparatos de medición con mercurio quedaba prohibida, precisamente por sus efectos nocivos, hace aproximadamente dos años. Habéis leído bien, se prohibía su fabricación, pero en infinidad de comercios tenían existencias y buena parte de ellas se continuaron vendiendo, además se han seguido utilizando en centros hospitalarios con menos presupuesto para sustituir este tipo de instrumental.

Obviamente, en los hogares también se han seguido manipulando los termómetros de mercurio y no dudamos de que en la mayoría de ocasiones, por la falta de conocimiento de que una intoxicación por mercurio puede llevar a la muerte.

Lo más gordo es que una vez realizada la prohibición de la fabricación de aparatos de medición con mercurio, el Parlamento Europeo da un plazo de un año y medio para retirarlos totalmente del mercado, esto fue en julio de 2007. Entonces qué sucede, ¿a día de hoy se permite la venta de algo que pone en serio riesgo la salud de nuestros hijos?

Ya que los encargados de velar por la salud de la sociedad no trabajan tan eficazmente como debieran, como padres debemos poner todo nuestro empeño para proteger a nuestros hijos. Hay muchos instrumentos más que podemos tener en casa y contienen mercurio, como algunos barómetros. Lo mejor es desprenderse de todos los aparatos de medición que contengan este metal pesado, nunca se sabe si por accidente puede llegar a provocar una desgracia.

Como hemos podido conocer, una intoxicación por mercurio puede llevar a la muerte, y los casos menos graves son igualmente terribles, puede dañar al sistema nervioso, las funciones del cerebro, crear reacciones alérgicas, defectos de nacimiento, abortos y una lista de problemas, sin obviar los que provoca en el medioambiente, que está en nuestras manos evitar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...