Tomar precauciones para no padecer otitis del nadador

Cada año por estas fechas y con motivo del aumento de los baños, se incrementa el número de casos de otitis del nadador, los expertos nos proporcionan algunos consejos para evitar esta infección y que niños y niñas puedan disfrutar de un verano sin este tipo de problemas.

Otitis externa

La otitis del nadador es una inflamación del conducto auditivo externo, causada por hongos o bacterias patógenas que se han introducido en el oído. Precisamente en esta época del año, el agua de los baños en la piscina o en la playa y el calor, son el caldo de cultivo ideal para que estos microorganismos proliferen y causen la infección, de ahí que en verano aumenten los casos de otitis del nadador u otitis externa.

Dado que los niños y niñas son los que más disfrutan del sol, de los juegos y pasan más tiempo pasan en el agua, es necesario tomar precauciones para no padecer otitis del nadador, así como otros problemas que pueden afectar a los oídos. Además de que el calor y el agua son un excelente caldo de cultivo para los microorganismos, pueden facilitar una vía de entrada al organismo, por ejemplo, un exceso de humedad en los oídos, que puede causar irritación llegando a lesionar la fina piel que recubre el interior del conducto auditivo, lo que favorece el acceso de los patógenos.

Los síntomas de la otitis del nadador son bastante característicos, aparecen picores y dolor en los oídos, se tienen problemas con la masticación, ya que duelen las conexiones de la mandíbula por estar cerca de los oídos, se producen secreciones transparentes en los oídos que pueden tornarse de color amarillento verdoso en el caso de que la infección se agrave.

Todos estos síntomas delatan la infección, siendo necesario acudir al pediatra para que diagnostique la otitis y prescriba el tratamiento necesario. No hay que restar importancia a esta enfermedad, ya que, en algunos casos se produce una inflamación severa que podría producir una pérdida temporal o permanente de audición.

Cada año la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cervico-Facial (Seorl) advierte sobre esta enfermedad asegurando que en verano aumenta su incidencia en un 50%, aunque otras fuentes hablan de más del 80%, por lo que recomienda una serie de medidas para evitarla. Niños y niñas podrían bañarse con moderación e igualmente podrían sufrir la enfermedad, pues no se trata del tiempo que se pase en el agua, sino de mantener siempre los oídos secos y limpios después de cada chapuzón, evitar rascarse los oídos, no utilizar bastoncitos de algodón para limpiar el cerumen, intentar utilizar tapones para los oídos indicados para nadar, etc.

Merece la pena consultar este artículo sobre la otitis, elaborado por los audiólogos de Alain Afflelou, en él informan de las causas que la provocan, los diferentes síntomas que se producen, los métodos preventivos que se pueden aplicar y los remedios que se suelen utilizar etc. Así que ya lo sabéis, el problema no son los baños, sino mantener en buenas condiciones los oídos después de cada chapuzón.

Foto | Rodrigo Amorim

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...