Todo sobre la Ptosis Palpebral Infantil VI

ptosis6

Como toda afección, y sobre todo relacionada con la vista, es imprescindible que, ante la aparición de algún síntoma que nos indique que nuestro hijo pueda estar padeciendo de Ptosis Palpebral, realicemos inmediatamente una consulta médica, que permitirá definir la gravedad del trastorno.

Tengamos en cuenta que la visión es uno de los sentidos más importantes para que nuestro pequeño pueda desarrollarse normalmente y llevar a cabo las actividades propias de su edad, ya que, mediante la evolución visual, el niño podrá cumplir con las diferentes etapas de su crecimiento sin inconvenientes.

Cuando se detectan los primeros síntomas de una posible Ptosis Palpebral en el niño, se realiza una detallada evaluación oftalmológica, que permitirá definir y establecer el camino a seguir, ya que el diagnóstico precoz hace posible la elección del tratamiento más adecuado y el momento ideal para comenzar con la terapia.

Por ello, la evaluación que permite el diagnóstico de la Ptosis Palpebral va más allá de un simple estudio oftalmológico. Además, se observan las asimetrías físicas. Los especialistas suelen evaluar la conformación del rostro del niño en su conjunto, al igual que otros detalles relacionados con la posición en la que el pequeño coloca su cabeza y la reacción de cada músculo ante diferentes actividades tales como masticar o abrir la boca. De acuerdo con el tipo de Ptosis Palpebral que presente el niño, se realizará el tratamiento más adecuado para el caso.

Por lo general, muchos especialistas recurren a la cirugía del párpado superior que se encuentra caído. Sin embargo, cuando la Ptosis Palpebral está causada por algún tipo de inflamación del párpado superior, producida por orígenes traumáticos, alergias u otras afecciones, no se realiza intervención quirúrgica.

En este tipo de casos, los especialistas aconsejan aguardar durante seis meses como mínimo, para volver a realizar las evaluaciones que permitirán saber si la Ptosis Palpebral posee otras causas. De ser así, se deberá realizar la cirugía que permite corregir el defecto.

Por otra parte, la práctica quirúrgica no suele realizarse en los niños menores de 5 años, debido a una serie de factores que influyen negativamente en dicho tratamiento, entre los que destaca el hecho de que el pequeño aún se encuentra en una etapa de desarrollo de las estructuras anatómicas que deben ser restauradas. El único caso en el que los médicos consideran la posibilidad de realizar una cirugía correctora de ptosis en niños menores de 5 años se encuentra en el caso de aparición de una ambliopía causada por la obstrucción de la pupila.

Cabe destacar que el objetivo primordial de la cirugía de ptosis se centra en elevar el párpado superior, permitiendo de esta manera que se lleve a cabo un desarrollo visual normal, es decir, que el niño logre utilizar el campo de visión superior y que ambos ojos se vuelvan simétricos.

Vía | Oftalmo, Massimo Signorini
Foto | Maessive

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...