Todo sobre la circuncisión III

circuncision-2

Continuando con el informe especial sobre la técnica de la circuncisión, es importante destacar cuáles son los aspectos fundamentales de este tipo de operación, la cual consiste básicamente en la extirpación quirúrgica del prepucio del pene.

En la actualidad, no existen fundamentos científicos que determinen que el procedimiento de la circuncisión en niños sanos sea necesaria, sino que por el contrario la mayoría de los médicos aconsejan evitar esta práctica siempre que no sea necesaria.

Según los especialistas coinciden en asegurar que mantener un prepucio intacto en el niño es lo más adecuado, ya que permitirá que en su vida adulta pueda tener una respuesta sexual más natural.

Al respecto, es importante citar la declaración emitida hace unos años por la American Academy of Pediatrics y la American Medical Association, la cual señala:

“La evidencia científica existente demuestra los beneficios médicos potenciales de la circuncisión de los niños varones recién nacidos; sin embargo, estos datos no son suficientes para recomendar la circuncisión neonatal de rutina. En circunstancias en las cuales haya beneficios y riesgos potenciales, aún si el procedimiento no es esencial para el bienestar actual del niño, los padres deben determinar lo que consideren mejor para su hijo. Para que los padres de todos los niños varones tomen una decisión con conocimiento de causa, se les debe suministrar información precisa e imparcial y se les debe dar la oportunidad de discutir su decisión. En caso de decidirse la práctica de la circuncisión, se deben administrar los procedimientos analgésicos del caso.”

Algunos detalles sobre la intervención

Durante la práctica quirúrgica de la circuncisión, el médico insensibiliza el pene del bebé mediante la utilización de anestesia local.

Una vez que la zona está debidamente insensibilizada se da comienzo al procedimiento, el cual consiste básicamente en estirar del prepucio desde la cabeza del pene, y luego se sujeta con un dispositivo en forma de anillo, que puede estar fabricado en plástico o metal.

Por lo general, la herida sana en alrededor de los 5 a 7 días, momento en el cual la zona debe quedar completamente cicatrizada.

Cabe destacar que cuando esta práctica quirúrgica se lleva a cabo en niños mayores de 4 años e incluso en adolescentes, la intervención se realiza con anestesia general, y no se utiliza el anillo ya que se recurre a la sutura de la zona con materiales absorbibles que desaparecen al cabo de entre 7 a 10 días. En este tipo de procedimientos, la herida suele sanar después de 3 semanas.

Para encontrar más información acerca de la circuncisión, te recomendamos la lectura de la última parte de este informe especial.

Vía | NLM, Sexovida
Foto | Rommel Grebollido

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...