Todo sobre la circuncisión II

circuncision-1

En esta segunda entrega de este informe especial sobre la circuncisión, repasaremos diversa información médica, que nos permitirá conocer si realmente la prática de masajes en la zona genital del niño es conveniente, y cuáles son los indicadores que nos permitirán saber si nuestro hijo requiere ser intervenido.

Si bien en la actualidad, según los especialistas médicos la circuncisión no es una práctica recomendable, ya que se ha comprobado que no necesariamente evita problemas de infección e incluso no es un método que previene la fimosis, lo cierto es que durante años ha sido señalada como una de las técnicas más propicias para impedir la aparición de infecciones en la zona genital de los niños.

Incluso, durante años los médicos incentivaban a los padres a realizar la famosa técnica de retirada de la piel del glande, con el fin de ayudar al proceso de desarrollo de la zona, y evitar que las secreciones que se suponían creaban infecciones no quedaran depositadas entre el prepucio y el glande.

De esta manera, se creía que el masaje realizado durante el baño del niño, retirando cuidadosamente la piel, contribuía a la higiene y prevenía la posible aparición de la temida fimosis.

Tengamos en cuenta que en esa época el temor en torno a la fimosis era muy grande, ya que muchos expertos aseguraban que este tipo de infecciones en la infancia podían llegar a provocar dificultades en el desarrollo sexual durante la vida adulta del niño.

En la actualidad, los médicos aconsejan no realizar este tipo de práctica, ya que se ha comprobado que el masaje para producir el descubrimiento forzado puede llegar a ocasionar severos problemas, ya que la zona se encuentra expuesta a una intensa presión, lo que puede dar como resultado la aparición de fimosis cicatriciales, e incluso parafimosis.

Es por ello, que los médicos recomiendan a los padres que lo mejor es aguardar a que el desarrollo evolucione de manera natural, por lo cual la práctica correcta es precisamente no hacer nada, salvo que detectemos algún tipo de anomalía, momento en el cual deberá consultarse a los especialistas.

Todos los médicos coinciden en señalar que lo ideal es no tocar el sexo del bebé, para que su desarrollo sea natural y adecuado. Como padres sólo debemos controlar que no se produzca ningún tipo de malformación en la zona, hasta que el niño alcance la edad de 4 años.

Entre los consejos que suelen brindar los médicos, uno de los aspectos fundamentales es mantener una buena higiene, es decir bañar al bebé con regularidad, utilizando jabones adecuados al tiempo de vida del niño.

Si te han quedado más dudas al respecto, te invitamos a leer la tercera parte de este informe especial.

Vía | NML, Sexovida
Foto | Celinet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...