Todo lo que la música puede hacer por tu hijo

Desde el vientre de la madre se puede comenzar a estimular a los niños con un poco de música. Hacerlo de forma planifica y habitual ayudará a obtener incontables beneficios para su desarrollo ¡Presta atención!

Por estos motivos tus hijos deben oír música

La música es un recurso valioso para el desarrollo integral de los niños. Desde que se encuentran en el vientre materno se les puede empezar a estimular mediante diversas melodías, bien sea utilizando grabaciones o con el canto de la madre. Luego, al nacer, pueden ser arrullados con canciones de cuna, cuyos ritmos armónicos y rimas les ayuda a calmarse cuando están inquietos, o a dormirse cuando tienen sueño.

Además de la información recibida, el ambiente que los rodea es sonoro, ideal para continuar con la estimulación musical. De hecho, Jean Piaget, destacado teórico del desarrollo cognoscitivo, decía que en las escuelas debía aprovecharse ese ambiente para propiciar el conocimiento de la música y la inteligencia musical del niño.

Aportes de la música para los niños

La música ofrece numerosos beneficios a los niños en todas sus etapas evolutivas. Desde la gestación hasta el fin del ciclo vital, el ser humano es influenciado positivamente por la música y es importante saber la manera en la que incide en cada una de las fases. ¡Presta atención!

Etapa de gestación

Durante el embarazo oír música es beneficioso tanto para la madre como para el feto. A ella le ayuda a producir endorfinas y a relajarse, disfrutando momentos placenteros. Al feto le estimula la frecuencia cardíaca y la actividad cerebral porque a partir de la semana 12, o antes, empieza a reaccionar a sonidos y vibraciones. Además, la música permite el fortalecimiento de los vínculos entre la madre y el bebé en formación.

Primera infancia

En los primeros meses de vida la música le facilita a tu hijo la adquisición del lenguaje y la expresión del mismo de forma espontánea estableciendo comunicación con las demás personas. Igualmente le ayuda al control y coordinación del cuerpo y a la psicomotricidad

Etapa preescolar

En la educación inicial, la música ayuda a aumentar la atención y concentración, fomenta la creatividad, imaginación y la socialización creándose vínculos afectivos y un clima de colaboración y respeto con los demás. De la misma forma, desarrolla la inteligencia, la autonomía y constituye un factor de conexión con las emociones por cuanto oír música mejora los estados anímicos porque puede generar la segregación de endorfinas lo cual es muy importante para reducir inquietudes y angustias.

Etapa escolar

Al avanzar en las etapas escolares, la música continúa siendo un recurso idóneo porque contribuye al fomento de los procesos cognitivos, como observación, seriación, análisis, síntesis, resolución de problemas y toma de decisiones. Por ello facilita la construcción del aprendizaje en las diferentes asignaturas académicas.

La música y la sensibilidad artística

Además de los aportes señalados, la música por supuesto fomenta la sensibilidad artística de tu hijo. Desde que nace reaccionan a los estímulos sonoros agradables disfrutando de ellos. A los pocos meses inician un lenguaje musical propio expresado en balbuceos y cortos sonidos que paulatinamente tendrán ritmo.

Observamos que a muy corta edad ya responden ante la música con movimientos de manos o brazos, y dando giros en forma de danza. Luego generan sonidos con diferentes juguetes o cualquier objeto hasta llegar a cantar mientras juegan fracciones de canciones que escuchan y memorizan. La música también les favorece el desarrollo del oído y la escucha.

Cabe destacar que cuando la estimulación musical de los niños es un proceso intencional y planificado, los beneficios son más rápidos y con mayor efectividad, porque deja de ser un agente pasivo integrándose activamente en las actividades realizadas.

Musicoterapia en los niños

Actualmente es común oír sobre las bondades terapéuticas de la música en personas enfermas o con cualquier trastorno. Se ha comprobado que en los niños ha sido bastante beneficioso tanto a nivel físico, afectivo y mental.
En un ambiente clínico la música permite la relajación, trasmite paz y a la vez alegría e ilusión a quienes la escuchan. Es por eso que en muchos centros de salud infantil se desarrollan sesiones de musicoterapia o aceptan la intervención de organizaciones encargadas de ofrecerla sin fines de lucro.

Los elementos de esta terapia son la melodía, los ritmos, el sonido y la voz. La conjunción y armonía de todos puede lograr que un niño mejore su interacción con las otras personas, incremente la comunicación y practique las habilidades sociales. También se obtienen cambios en las áreas cognitiva, emocional y física. Estudios realizados han demostrado los importantes beneficios de la música en niños prematuros, con necesidades educativas especiales, y con autismo. Igualmente, en niños con enfermedades graves como el cáncer. Son tantas sus bondades y aplicaciones, que recomiendan que los niños estudien música. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...