Terapias con perros para niños discapacitados

Da gusto saber que hoy en día existen muchas alternativas para las familias que tienen niños con diversas discapacidades ya que se puede elegir dentro de una buena variedad de planes y tratamientos que tienen el objetivo de estimularlos y ofrecerles una mejor calidad de vida, como sucede con los perros cuando se toman en cuenta como acompañantes terapéuticos.

Los expertos aseguran que un perro puede cambiar para siempre la vida de un niño que sufre de alguna discapacidad, ya que se trata de una herramienta sumamente eficaz en el plano de rehabilitación en la vida del pequeño ya sea que tenga problemas con su cuerpo y movilidad, auditivas, cognitivas o autismo.

En la gran mayoría de los casos la terapia asistida con animales puede ser la mejor respuesta para ayudar a salir adelante a niños que no avanzan favorablemente en su condición. El principal beneficio es que se establece una conexión fuerte y real entre el animal y el niño afectado, siendo que el primero pasa a formar parte fundamental del proceso de recuperación del segundo.

Para este tipo de tratamientos se suelen utilizar todo tipo de animales como caballos, gatos, peces, aves y sobre todo los perros, siendo esta última una de las opciones más recurrentes ya que la terapia puede extenderse aun dentro del ámbito del hogar, y se vuelve una compañía las 24 horas del día, ayudando al niño en todos los momentos de su día a día.

El éxito se consigue gracias a que los niños parecen desarrollar una relación sumamente estrecha y de forma rápida con los animales, ya que un perro por ejemplo lo hace sentirse seguro y confiado, no discrimina y lo acepta tal cual es por lo que el pequeño confiará de inmediato en su compañero animal, con el solo hecho de acariciarlo o jugar con él se pueden suponer grandes adelantos en su estimulación y desarrollo.

Un perro es sumamente positivo en cualquier tipo de intervención, su sola presencia ayuda al profesional en su trabajo, los médicos, psicólogos y fisioterapeutas coinciden en pensar que la terapia con animales es realmente favorable. El perro invita al niño de forma permanente a jugar, a caminar, a moverse a interactuar de mil maneras y formas, llegando a un punto en el que el niño pierde de vista el hecho de su discapacidad y se siente completamente libre para ser como es.

Vía | Consumer
Foto | Lost Cheese

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...