Técnica Koeppen, útil y efectiva para la relajación infantil

Aun los más pequeños pueden controlar su carácter, la ansiedad o sus miedos aprendiendo sencillos ejercicios en casa. A continuación algunos ejemplos que incluyen la llamada técnica Koeppen.

Tecnica Koeppen, util y efectiva para la relajacion infantil

En ocasiones, el cuidado de los niños suele salirse de las manos. Algunos son inquietos, nerviosos y hasta miedosos, situaciones que los padres deben controlar ¿Cómo hacerlo? Existen múltiples métodos para la relajación infantil, entre ellos la llamada técnica Koeppen, útil, efectiva e inclusive divertida, pues puede presentarse en forma de juego.

¿En qué consiste la técnica Koeppen? En el entrenamiento físico y mental de los niños de entre 4 y 11 años, edades en las que obedecen a las ordenes de los adultos y estarán en capacidad de conocer su cuerpo y realizar ejercicios de tensión y distensión muscular, que además de reducir su “nerviosismo”, les otorgará otros importantes beneficios.

No es compleja y tampoco requiere de mucho tiempo para su aplicación, 10 o 15 minutos por sesión serán suficientes para acercarse al objetivo: alejar la ansiedad, el estrés u otros agentes perturbadores.

¿Por qué practicar Koeppen?

La práctica continua de esta técnica de relajación contribuye a:

  • Que los niños conozcan cuando están tensos y cómo superarlo.
  • Aprendan a relajarse y a colocar en práctica técnicas saludables.
  • Canalicen la energía.
  • Ejerciten su memoria y concentración.
  • Tengan confianza en sí mismos.
  • Venzan la timidez.
  • Desarrollen su inteligencia física y emocional.
  • Mejoren su circulación sanguínea.
  • Disminuyan o desaparezcan los ataques de pánico.
  • Concilien mejor el sueño, un sueño de calidad.
  • Alcancen el bienestar general.

Aprender el Koeppen jugando

La técnica Koeppen está planteada como un juego entre padres e hijos, en el que cumple un papel primordial la comunicación. Debe desarrollarse en espacios cómodos como la cama, el sofá, o sobre cojines o la alfombra. Además, debe usarse ropa ligera y acompañarse el entrenamiento con música agradable, de preferencia la seleccionada por el niño, así participará gustoso en el ejercicio. Se deben evitar las imposiciones o acciones tediosas. Recuérdese que se trata de un ejercicio breve y presto al bienestar.

La aplicación de la técnica Koeppen dependerá de los niveles de tensión del pequeño, pero se recomienda su práctica al menos una vez al día, especialmente antes de dormir, por aquello del buen descanso.

¿Cómo funciona la técnica Koeppen?

A través de sencillos ejercicios los niños aprenden lo relativo a su cuerpo y sus emociones, tensan y relajan sus músculos de forma dinámica y/o mediante visualizaciones. Algunas alternativas son las siguientes:

Ejercicio 1

El juego del limón: El niño debe imaginar que tiene un limón en su mano y hará fuerza para exprimirlo, luego debe soltarlo y dejarlo caer. Debe hacerse hincapié en cómo sus músculos se tensan en el proceso y se relajan al dejarlo caer. El ejercicio se repetirá otras dos veces, siempre pidiéndole mayor fuerza al exprimir el limón, que extraiga todo su jugo, hasta no dejar una gota. El adulto reforzará entonces lo placentero que es estar relajado, distendido.

Ejercicio 2

La tortuga: Un ejercicio que funciona bien para la relajación de hombros y cuello es el juego de la tortuga. El niño deberá imaginarse que es una tortuga y que se encuentra en un hermoso bosque al aire libre y disfrutando del sol, cuando de repente un peligro lo asecha, entonces deberá esconder la cabeza ¿Cómo? llevando sus hombros hasta las orejas, hasta que pase el peligro, para luego sacarla de nuevo. La acción se repite tres veces.

Ejercicio 3

El gato perezoso: Imaginando que son un gato muy perezoso, padre e hijo estirarán los brazos hacia adelante, hacia arriba de su cabeza y ligeramente hacia atrás. Se estirarán sintiendo la tensión en sus brazos y hombros, y luego relajándose poco a poco. Un ejercicio que harán tres o cuatro veces, inclusive intentando tocar el techo con sus manos. Se trata de extenderse al máximo y luego dejar caer los brazos. El niño notará la diferencia entre una y otra acción. Su cuerpo sentirá mayor bienestar al distenderse.

Ejercicio 4

El pantano: Imaginando que está parcialmente sumergido en un pantano, el niño deberá mover los dedos de sus pies y sentir cómo entra el barro en ellos, levantar las piernas o hundirse para impulsarse, o brincar para salir del pantano. Puede repetir el ejercicio imaginando que el barro está cada vez más duro e impulsando sus pies aplicando más fuerza en sus piernas, luego saltar y dejar que sus pies se relajen. Se sentirá totalmente relajado.

Ejercicio 5

Como un globo: En este caso el niño tomará aire hasta hincharse como un globo, llenando sus pulmones y aguantando la respiración mientras cuenta hasta tres. Sentirá la presión en su pecho, allí deberá cerrar los ojos y comenzar a botar el aire por su boca poco a poco. Con el aire debe soltar todas las cosas malas, lo que no le gusta, sus temores, sus preocupaciones, su cuerpo quedará posado en el sofá o la cama, libre de presiones.

Como éstos, hay otros ejemplos, ejercicios o prácticas iguales de sencillas y útiles, el juego de El elefante para tensar y destensar el estomago; El chicle enorme para soltar la mandíbula; y La mosca pesada, para ejercitar la cara, nariz y frente, entre otros. Todos deben efectuarse guiados por un adulto durante el inicio del entrenamiento. Cuando el niño tome conciencia de ellos y del bien que le hacen, los asumirá como parte de su rutina sin necesidad del modelo. Estará listo para la autorelajación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...