Tabaquismo de tercera mano

Humo del tabaco

El tabaquismo de tercera mano es el nuevo término designado por los especialistas médicos que hace referencia a todos aquellos elementos tóxicos producidos por el humo del tabaco que llegan a depositarse en cualquier superficie junto a las partículas de polvo. Elementos tóxicos como los metales pesados y unas once sustancias químicas cancerígenas, se quedan prendidas en la ropa, los cojines, las cortinas, las alfombras, etc., poco a poco se desprenden y sus principales víctimas son los niños.

El tabaquismo de tercera mano o humo de tercera mano, es la amenaza invisible que designa a la contaminación residual persistente generada tras apagar un cigarrillo, esta no desaparece tan fácilmente, ni siquiera ventilando la habitación en la que se ha fumado, llegando a perdurar incluso meses. Los especialistas intentan mostrar con el nuevo estudio que se ha elaborado la necesidad de proteger a los niños de los efectos del tabaco en todos los niveles, es decir, no basta con evitar que se encuentren en la misma estancia donde se fuma y posteriormente ventilarla, es necesario no fumar.

Los niños son víctimas directas en cualquier caso y en esta nueva designación “humo de tercera mano”, los pequeños son especialmente sensibles por muy bajos que sean los niveles de los depósitos de elementos nocivos.

Los niños respiran estas sustancias peligrosas, las tocan y las chupan al introducirse en la boca cualquier objeto que se haya encontrado en la estancia y haya sido expuesta al humo del tabaco. Estos elementos pueden provocar en los niños todo tipo de problemas, en el peor de los casos el padecimiento de cáncer, en otros casos, sufrir déficits cognitivos como puede ser una reducción de las habilidades en la lectura. Además, si el niño sufre otro tipo de problemas, como por ejemplo el asma infantil, la exposición al tabaco, incluso de tercera mano, agravaría su enfermedad

Entre las sustancias que se desprenden del humo del tabaco y se depositan sobre todo tipo de objetos se encuentra el tolueno, el cianuro de hidrógeno, el plomo, el arsénico, el monóxido de carbono, etc. Son muchos los estudios que muestran que el tabaquismo pasivo afecta seriamente a los niños y esto lo saben los propios fumadores, pero posiblemente muchos no conocían esta peligrosa tercera opción, el tabaquismo de tercera mano.

En este estudio, los especialistas realizaron una encuesta para saber si los usuarios tenían conocimientos sobre los peligros del tabaco, se les preguntó a unos 1.500 estadounidenses si conocían los riesgos del tabaquismo pasivo o de segunda mano. Las respuestas muestran una clara mayoría, el 95% de los encuestados no fumadores y el 84% de los encuestados fumadores conocían los riesgos del tabaquismo pasivo o de segunda mano. Sin embargo, cuando se les preguntaba sobre el tabaquismo de tercera mano o humo de tercera mano, los porcentajes se reducían significativamente.

Es necesario realizar campañas más fuertes que muestren los efectos del tabaco en todos sus grados y sobre todo concienciar a la población de que quienes sufren las peores consecuencias son los más pequeños. Puedes consultar más detalles sobre el estudio en la prestigiosa revista médica online Pediatrics.

Vía | El Tiempo
Foto | Kavita

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...