Sobreprotección infantil

sobreproteccion infantil

Resulta mucho más habitual de lo que sería deseable que papás, mamás y familiares muy allegados sobreprotejan a los niños.

Con mayor o menor intensidad y de una forma tal vez inconsciente, el miedo a que sus hijos sufran algún mal o simplemente un sentimiento de culpabilidad, puede llevar a ejercer esta sobreprotección infantil.

Si se sobreproteger al niño, puede resultar muy contraproducente, ya que no tendrá la posibilidad de desarrollar libremente su personalidad y se le puede llenar de miedos e inquietudes convirtiéndole en una persona insegura.

Cometer errores

Muchos padres se sienten en la obligación o tienen el deseo de facilitarle la vida al máximo a sus hijos, como. Este tipo de conducta les niega la posibilidad de cometer simples errores que no le harán mal sino todo lo contrario, les ayudarán a resolver ellos mismos poco a poco, los problemas que les vayan surgiendo.

No se debe pasar de un extremo a otro: ni dejarles completamente desamparados ni, por supuesto, ejercer una vigilancia obsesiva sobre ellos.

No podemos olvidar que nuestra función como padres es la de guiar a nuestros hijos, para que se conviertan en personas adultas y equilibradas que puedan responder ante las dificultades que puedan surgirles en la vida.

El miedo de los padres

Si no les estimulamos para que afronten la vida sin miedos, y que puedan equivocarse para ver qué es lo correcto, lo único que podemos conseguir es diferentes trastornos emocionales a la larga e, incluso, la incapacidad de mantener relaciones sociales según vayan creciendo.

Generalmente, los niños que sufren esta sobreprotección son los más tímidos de la escuela, aquellos que se sienten inferiores al resto, los que parecen tener miedo de manera constante.También cabe destacar que la sobreprotección abarca distintos campos y que resulta negativa en todos ellos, como ejemplo podemos citar la higiene infantil extrema.

No debemos confundir tampoco la sobreprotección con el exceso de mimo y el consentimiento, que son cosas completamente opuestas, aunque pueden tener consecuencias muy similares.

En algunos casos, se requiere de ayuda psicológica para enseñarle pautas a seguir, de las que sus padres le han privado durante todo ese tiempo.

Algunos padres sienten que no son lo suficientemente buenos o que no pasan el tiempo suficiente con sus hijos y este sentimiento de culpabilidad es el que les lleva a intentar que su hijo no sufra en ningún momento porque considerarían el fracaso de su pequeño como algo propio.

Como casi todo en la vida, la clave está en el equilibrio y tratar de ayudar y apoyar a nuestros hijos enseñandoles y guiándoles para resolver su problemas, pero no resolviéndolos por ellos.

Foto | The ShutterBabe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...