Sistema biométrico de control de niños en los autobuses escolares

Kidtrack es un nuevo sistema basado en el control biométrico, que permite identificar a los niños que se suben o bajan del transporte escolar, el sistema puede ser consultado por los padres para saber si sus hijos están en el transporte escolar, si se han bajado en la parada equivocada, etc.

Kidtrack

En Estados Unidos han puesto en marcha un nuevo sistema que permite saber qué niños suben o bajan en un autobús escolar y en qué parada se han subido o bajado. Dos empresas han colaborado para desarrollar Kidtrack, un sistema biométrico de control de niños en los autobuses escolares con el que se garantiza qué niños están en los autobuses y dónde se encuentran.

El sistema de control infantil está formado por un instrumento que escanea la palma de la mano de cada niño en sólo un segundo, casi se podría hablar de un identificador de huellas digitales. Trabaja con tecnología de infrarrojos y detecta aquellas particularidades que identifican cada palma de la mano, seguidamente se establece la identidad cotejando la información con la contenida en una base de datos, tras finalizar la operación, un piloto indica si el proceso ha identificado correctamente (verde) o si por el contrario no se ha realizado la identificación (rojo).

No es necesario tocar ningún objeto o colocar la palma de la mano sobre un lector, simplemente hay que mostrarla ante un pequeño dispositivo que genera los rayos infrarrojos y que establece la imagen del patrón de la palma. La base de datos se aloja en un servidor basado en la nube, esta información puede ser consultada por los padres para constatar que realmente han subido al autobús escolar y en qué parada se han bajado en el caso de que no hubieran llegado al domicilio tras finalizar la jornada escolar.

Kidtrack tiene otras funcionalidades, en el caso de que el transporte escolar sufriera un accidente, automáticamente podría proporcionar la lista de pasajeros conociendo en todo momento cuántos niños se encuentran a bordo y así descartar los que han bajado del autobús. A todo esto hay que añadir un doble sistema de seguridad, los datos también se almacenan en una unidad del autobús, algo útil en el caso de que por alguna razón no se pudiera acceder al servidor basado en la nube.

Según leemos aquí, el sistema biométrico de control de niños Kidtrack no necesita chips o tarjetas RDIF, es seguro y muy fácil de utilizar, pretende ser una ayuda para los padres, para que estén tranquilos, especialmente con aquellos pequeños que empiezan a utilizar el transporte escolar y pueden equivocarse fácilmente al bajarse en una parada equivocada. Se podrá realizar un seguimiento más efectivo en el caso de que un niño pueda perderse al utilizar el transporte.

El nuevo sistema está pendiente de patente y aunque lo encontramos interesante, quizá sería necesario ir un poco más lejos, hablamos de desarrollar un sistema biométrico asociado a unos rasgos característicos del ADN, que pudiera estar implantado en los niños de forma temporal y que pudiera facilitar un completo seguimiento de todos los movimientos realizados por los menores, un sistema que fuera más eficaz que el basado en el seguimiento de teléfonos móviles. Tras conocer el desarrollo de Kidtrack, se puede deducir que el siguiente paso está encaminado hacia un dispositivo de estas características, aunque todavía faltará bastante tiempo para ello.

Puedes conocer todos los detalles del nuevo sistema biométrico de vigilancia infantil a través de la página oficial de Kidtrack.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...