Se reduce significativamente el consumo de carne en los comedores escolares de Barcelona

Para hacer frente a la actual crisis climática, Barcelona ha impulsado una iniciativa que permitirá reducir significativamente el consumo de carne en los comedores escolares de la ciudad. Este año, en seis colegios se ofrecerán dos días a la semana comidas basadas en ingredientes vegetales, medida que se espera se aplique en todos los colegios el año que viene.

Consumo de carne en los comedores escolares

El Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado una iniciativa con la que se reduce significativamente el consumo de carne en los comedores escolares de la ciudad, para ello, durante dos días a la semana se ofrecerán únicamente menús compuestos por alimentos vegetales, productos ecológicos, de temporada y de proximidad.

La medida es una de las respuestas que se dan a la emergencia climática y convierte a la ciudad de Barcelona en la primera de España que adopta este tipo de medidas que persiguen, además de contribuir en la lucha contra el cambio climático, mejorar la salud y el estilo de vida de los menores. Hay que decir que, desde hace unos años, la organización ecologista Greenpeace ha estado solicitando este tipo de medidas a diferentes ciudades españolas, incluida Barcelona.

Ahora se espera que otras ciudades secunden la iniciativa, calificada por Greenpeace como valiente y contundente. Cierto es que contribuye a hacer frente a la crisis climática, pero es una gota de agua en el mar, si la medida fuera adoptada en todos los colegios y hogares españoles tendría un impacto significativo. En todo caso, es de agradecer que cada vez aparezcan más iniciativas de este tipo y no sólo en nuestro país, en muchos otros países del mundo.

Merece la pena recordar que el informe titulado “Cambio Climático y Tierra”, publicado el año pasado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), apuntaba que la agricultura, la silvicultura y otros tipos de uso de la tierra representan el 23% de las emisiones humanas de los gases de efecto invernadero, y que el conjunto del sector agroalimentario es responsable de hasta el 37% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, de las que un 14’5% corresponden a la ganadería.

Se insta desde hace algunos años a un cambio de dieta, priorizando la reducción o eliminación del consumo de carne y productos lácteos, pero pocos Gobiernos han introducido estas recomendaciones en las pirámides nutricionales. Hay que tener en cuenta que con ello, no sólo se reduce la emisión de gases de efecto invernadero, se mejora la salud y se reduce el riesgo de sufrir cáncer, recordemos que la OMS calificó a la carne roja como probable cancerígeno y a la carne curada un producto cancerígeno.

Los representantes de la organización ecologista comentan que la alimentación es una de las más poderosas herramientas para cambiar el destructivo modelo de agricultura y ganadería industrial, y la medida de reducir el consumo de carne es una de las más eficaces que están al alcance de todas las personas y de todas las administraciones y organismos, además apenas hay complicaciones para ponerla en marcha.

El anuncio de Barcelona es de agradecer, sobre todo porque es probable que se secunde el ejemplo. De momento, la medida se aplica este año en seis colegios de la Red de Escuelas + Sostenibles, y se espera que el año que viene sea adoptada en todos los comedores escolares de la ciudad. Podéis conocer todos los detalles de la noticia a través de este artículo publicado en la página web de Greenpeace.

Foto | Joann Choo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...