¿Se debe conservar el cordón umbilical?

Si unos padres se plantean guardar la sangre del cordón umbilical para su hijo, deberían saber que solo le servirá en el caso de que su hijo se ponga enfermo antes de los quince años, además, esa sangre puede ser utilizada en otro paciente y que además, hay niños y pacientes adultos que la necesitan “ahora”. Por otro lado deberíamos plantearnos si es bueno cortar el vinculo con la madre nada más nacer, impidiendo que el bebé reciba los beneficios de su propio cordón umbilical.

La ciencia avanza a pasos agigantados, el avance del estudio de nuevas técnicas para curar enfermedades es un logro indiscutible de nuestro tiempo. Pero como en todo avance científico deberíamos cuestionarnos si son moralmente aceptables las técnicas a utilizar y el procedimiento que supone en este caso para nuestro bebé o si deberíamos mirar al futuro e intentar cambiar un poco nuestra forma de pensar, entre otras cosas para dejar de ser un poco “egoístas”.

Pinzar o cortar el cordón umbilical antes de tiempo puede tener también algunos riesgos que hay que valorar.

Y me refiero al hecho de que en el caso de querer conservar la sangre del cordón umbilical deberíamos saber que según la legislación vigente si esa sangre se necesita para un paciente, se puede utilizar y es posible que pagues por congelar el cordón umbilical y te encuentres que cuando tu hijo vaya a usarla ya se haya  utilizado en algún otro paciente, o el hecho de que puede ser que la conserves y resulte que tu hijo nunca se vaya a poner enfermo o que la congeles y cuando la vaya a necesitar, ya no sirva, puesto que hay un tope de años de conservación. El tope de conservación es de unos quince años, con lo cual, es posible que tu hijo a esa edad aún no haya tenido una de esas enfermedades en las cuales vaya a necesitar la sangre del cordón umbilical.

Sin embargo, si todas las madres embarazadas donaran el cordón umbilical, independientemente de para quien fuera, tendríamos un banco de sangre mucho más grande y por lo tanto, fuese quien fuese el beneficiario, siempre habría para ayudar a alguien, incluso a tu propio hijo. Actualmente se está investigando si se pueden extraer células madre de la misma placenta o de otros medios como la sangre de la menstruación, lo que está claro es que ahora mismo es un tema todavía en estudio y tomar una decisión no es nada fácil, ya que se tienen dos opciones: conservar el cordón umbilical y aprovechar las células madre o permitir que el bebé reciba esa sangre en el momento de nacer y esperar que el cordón deje de latir de forma natural.

Esta cuestión la planteo porque es importante tener en cuenta qué riesgos puede conllevar cortar o pinzar el cordón antes de tiempo para el bebé, ya que el procedimiento para la conservación del cordón umbilical es cortarlo cuando la placenta aún está dentro de la madre y se extrae la sangre para su congelación, nada más salir el bebé de su mamá. El bebé, al nacer, recibe oxigeno del cordón en el mismo momento en que ha de aprender a respirar, es decir, nada más salir de la madre, por lo que el cordón puede evitar por ejemplo la hipoxia cerebral (falta de oxigeno al cerebro), o la anemia, y evitamos que se rompa de golpe el vínculo su madre.

Así pues, ¿es mejor dejar latir el cordón umbilical de forma natural hasta que se haya transferido todo el oxigeno al bebé y todos los glóbulos rojos? ¿Debo donar esa sangre para ayudar a otros enfermos? ¿Debo guardarla para mi hijo o familiares aunque conlleve el riesgo de que se haya usado en otro enfermo o que se estropee pasados los quince años sin haber ayudado a nadie?

Foto por surlygirlen Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...