Se confirma la relación entre contaminación y el riesgo de asma infantil

Se ha realizado una revisión a gran escala, de la documentación científica existente sobre la relación asma y contaminación ambiental, los expertos concluyen que no hay lugar a dudas, confirmándose que existe una clara relación entre el riesgo de desarrollar asma en la infancia y el nivel de exposición a la contaminación ambiental.

Asma, factores de riesgo

En varias ocasiones hemos hablado de investigaciones que muestran la existencia de una relación entre la contaminación ambiental y especialmente generada por el tráfico rodado, y el asma infantil. En algunos estudios se apuntaba que esta relación ya se iniciaba durante la gestación, determinando que la exposición a la contaminación ambiental durante el embarazo, era un factor de riesgo para que el futuro bebé sufriera la enfermedad.

Pues bien, hoy conocemos un estudio en el que se confirma la relación entre contaminación y el riesgo de asma infantil, en realidad, se trata de una revisión a gran escala sobre las evidencias científicas de dicha relación, en la que se han analizado los datos de más de 4.000 estudios epidemiológicos publicados entre el año 1999 y el presente año.

La revisión ha sido realizada por expertos de la Universidad de Leeds y del Instituto de Salud Global de Barcelona, el resultado obtenido confirma la relación indicada y da parte de la respuesta a por qué la prevalencia del asma infantil se ha incrementado de forma significativa en las últimas décadas.

Se concluye que en la aparición del asma tienen efectos más significativos la exposición al denominado carbono negro, un residuo que resulta de la combustión incompleta o ineficiente causada por distintas fuentes como la industria energética, la biomasa o el transporte, hablando de este último, es un contaminante relacionado con el combustible diésel y un marcador de los tubos de escape.

También se identifican las partículas en suspensión PM2.5 (de menos de 2,5 micras) y PM10 (diámetro de entre 2,5 y 10 micras) emitidas por el tráfico, algo que otros estudios independientes ya apuntaban. De todos modos, los expertos consideran que hay que seguir analizando e incluir en los nuevos estudios la exploración de los contaminantes que van más allá de los tubos de escape, como ya hemos comentado, son muchas las fuentes de contaminación ambiental además de tráfico rodado.

Los expertos comentan que en la actualidad las ciudades de Europa están dominadas por el uso del diésel, por lo que es prioritario reducir sus emisiones. Que el diésel predomine tiene sentido, recordemos que prácticamente todos los camiones utilizan este combustible, y hasta hace algunos años, era más económico que la gasolina, lo que provocaba que los particulares adquirieran coches diésel para gastar menos en combustible.

Los investigadores comentan que la exposición a la contaminación atmosférica es un problema de carácter mundial al que hay que hacer frente con carácter urgente, ya que está afectando de forma significativa y muy negativamente a la salud infantil. Lo malo es que existen muchos intereses económicos en torno a la industria de los combustibles fósiles, algo que provoca que no se realicen avances significativos para mejorar la calidad del aire que se respira en el mundo.

Podéis conocer más detalles de la investigación realizada, a través de este artículo publicado en la página web del Instituto de Salud Global de Barcelona, y en este otro publicado en la revista científica Environment International.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...