Save the children con nuevo informe sobre atención médica a niños

Save the Children, entidad benéfica global de gran reconocimiento ha presentado de forma reciente un nuevo informe sobre la atención médica a niños que mide la proporción de trabajadores de la salud, donde se revelaron datos claves como por ejemplo el hecho de que los niños que los niños que viven en los últimos 20 lugares de la lista de países tienen un 5% más de posibilidades de morir en comparación a aquellos pequeños nacidos en países mejor posicionados, primeros en la lista.

La lista de países se dividió en tres grupos según desarrollo, entre los mejor posicionados se encuentra Suecia, Italia y luego Alemania, mientras que en el sentido opuesto los menos desarrollados son encabezados por el Líbano y Qatar, siendo los más bajos países como Nigeria, Swazilandia o Zimbawe, sitios donde se registran algo así como dos trabajadores por cada 1000 personas, es donde se indica la mayor cantidad de muertes infantiles todos los años.

El presidente ejecutivo de Save the Children, Justin Forsyth, comentó al respecto:

“La supervivencia de un niño depende de dónde nace en el  mundo. Ninguna madre debería tener que ver sin poder hacer nada  cómo su hijo crece enfermo y muere simplemente porque no hay  nadie entrenado para ayudarla”…”Los líderes del mundo deben combatir la escasez de  personal médico entrenado y darse cuenta de que no invertir en  trabajadores de la salud costará vidas”.

El acto impacto en la población infantil se debe a que hay pocos trabajadores médicos al alcance de las familias, índices contemplados en el estudio que también incluyen las proporciones de niños que reciben sus programas de vacunación regular y de madres que tienen acceso a atención médica durante su embarazo, revelando que las familias que viven en zonas más remotas son menos propensos a poder atenderse con trabajadores de la salud.

Por tanto Save the Children insta a los líderes de las diversas naciones a enfocar sus esfuerzos a superar la escasez de médicos, enfermeras, trabajadores de la salud comunitarios y parteras, para poder evitar riesgos de infecciones, problemas en nacimientos, enfermedades como la neumonía o la diarrea, que son tratables y recuperables y se atienden a tiempo.

“Sin ellos ninguna vacuna puede administrarse, ningún  fármaco puede recetarse y ninguna mujer puede recibir atención  experimentada durante su parto”.

Vía | El Tiempo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...