Rinitis infantil

alergias

Picores nasales, continuos estornudos, congestión nasal… podríamos decir que el niño sufre un simple resfriado, pero también podríamos pensar que se trata de una rinitis infantil. La rinitis es una inflamación del revestimiento mucoso de la nariz, es decir, aquella capa formada por epitelio o tejido que recubre la pared interna de la nariz y que está expuesta al ambiente exterior.

Son varios los síntomas que describen una rinitis infantil, ésta se clasifica a su vez en dos, la rinitis alérgica como la que aparece durante la temporada de las alergias primaverales, sería el caso de la rinitis estacional causada por el polen, la fiebre del heno u otros alérgenos de temporada, y la rinitis perenne o crónica, en este caso la inflamación persiste y la causa son alérgenos que están presentes durante todo el año, puede producirse por el polvo y los ácaros, la piel y el pelo de animales de compañía, etc.

El segundo tipo de rinitis infantil sería la rinitis no alérgica, enfermedad que englobaría diferentes tipos de rinitis, vasomotora, infecciosa o medicamentosa. La rinitis vasomotora también denominada rinitis irritante, se produce por los cambios de temperatura o atmosféricos, olores fuertes, el humo del tabaco u otros irritantes. La rinitis medicamentosa, como bien indica su nombre, está relacionada con determinados fármacos o medicamentos, el abuso de un descongestionante tópico podría provocarla.

La rinitis infecciosa es muy parecida al resfriado común, se trata de un catarro causado por determinados virus, en estos casos de rinitis infantil la nariz taponada, fiebre, continuos estornudos o lagrimeo, son los síntomas habituales.

Si los niños empiezan a producir moco acuoso (líquido como si se tratase de agua), sufren picores nasales y además estornudos, aunque creamos que puede tratarse de un simple resfriado, lo mejor es acudir al especialista para que realice una exploración y descarte las formas de rinitis descritas. Los pediatras observan las mucosas de los cornetes, estructuras de hueso esponjoso que se recubre con una fina mucosa nasal, su enrojecimiento o inflamación y un enrojecimiento de la garganta, serían signos de una rinitis.

No tratar correctamente la rinitis infantil podría derivar en una sinusitis, no poder respirar libremente y tener la nariz completamente congestionada provoca la obstrucción de los senos maxilares y frontales. La circulación sanguínea y la ventilación de las cavidades sinusales (espacios huecos del cráneo) se reduce creando una atmósfera adecuada para el crecimiento bacteriano.

Para finalizar, cabe destacar algunos de los síntomas característicos de la rinitis alérgica, algunos niños nada más levantarse de la cama comienzan a estornudar repetidas veces, lagrimean y el fluido nasal, como hemos dicho antes, es líquido y transparente. Como padres debemos observar estos síntomas y no confundirlos con un resfriado, por eso lo mejor para salir de dudas es acudir al pediatra.

Foto| Monika Adamczyk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...