Riesgo de psicosis por la pérdida de un miembro de la familia

Una investigación demuestra la relación entre la experiencia de vivir la muerte de un familiar durante la infancia y el riesgo de sufrir una psicosis. En esta investigación se han tenido en cuenta muchos factores a fin de poder obtener resultados detallados y concretos.

Enfermedades infantiles

Una investigación desarrollada por un comité de expertos internacionales determina que se incrementa ligeramente el riesgo de psicosis ante la pérdida de un ser querido. También se apunta que el riesgo varía dependiendo de si la muerte ha sido por causas naturales, por un suicidio o accidente de un miembro de la unidad familiar, como puede ser un padre o un hermano. Psicosis se define en psiquiatría como un estado mental asociado a la pérdida de contacto con la realidad o una escisión (en este caso fragmentación familiar).

En la investigación se utilizaron los datos de 946.994 niños nacidos en el periodo comprendido entre 1973 y 1985 de la Junta Nacional Sueca de Salud y Bienestar Social y Estadística, se intentó determinar la asociación entre la muerte de un familiar como una forma de estrés severo a la psicosis individual y posterior. Se empezaron a desgranar datos pero primero se definieron los tipos de psicosis, no afectiva (esquizofrenia) y afectiva ((trastorno bipolar con psicosis y depresión unipolar con psicosis). También se dividieron los periodos de exposición, prenatal y postnatal, a su vez, se dividieron en trimestres y por periodos (0 a 2’9 años; 3-6’9 años y 7 a 12’9 años) hasta los 13 años de edad. En el caso de que se produjera más de una exposición (más de una muerte), los expertos daban prioridad a la primera.

La defunción también se clasificó en diferentes tipos, por lesiones, por suicidio, por enfermedades o por accidentes, cada modelo clasificado se ajusto para varios parámetros, año de nacimiento, sexo del niño y de la madre, edad paterna, nacionalidad de los padres, estado socioeconómico e historial de cualquier enfermedad psiquiátrica presente en la familia de los niños. Como podemos comprobar, el estudio es complejo y tiene en cuenta muchas variables, con ello se podían lograr obtener conclusiones más precisas.

Del total de informes estudiados, 321.249 niños se expusieron a la muerte de un familiar antes de cumplir los 13 años de edad, 280.172 a muertes por causa natural, 11.117 fueron expuestos a la muerte pos suicidio y 15.189 a muertes por accidente. En el periodo prenatal no se determinó la asociación con un riesgo de psicosis, algo que parece lógico, ya que no existía contacto con la persona fallecida, pero vivir la muerte de un familiar tras el nacimiento, incrementó el riesgo de que los niños padecieran cualquiera de los tipos de psicosis definidos, este riesgo aumentaba cuando la mala experiencia de vivir la muerte de un miembro de la unidad familiar, sucedía a una menor edad en el periodo de la infancia. En lo que respecta a tipos de muerte, el suicidio se asoció a un nivel más alto del riesgo de psicosis, en comparación con una muerte natural.

Según leemos aquí, los expertos explican que en lo que respecta a edades, el mayor riesgo es para los niños con edades comprendidas entre los 0 y los 3 años de edad, a medida que se avanza en la edad, el riesgo de psicosis asociado a la muerte se va reduciendo, al respecto nos gustaría recomendaros la lectura del post El proceso de duelo en el niño. En definitiva, queda demostrado el riesgo de psicosis por la pérdida de un miembro de la familia durante la infancia, enfermedad que se sufriría en un futuro, de ahí que quizá sea tan importante saber cómo explicar la muerte a un niño, su mayor comprensión podría reducir este riesgo. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista médica científica British Medical Journal.

Foto | Apdk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...