Respuestas al por qué muchos niños rechazan las matemáticas

Autor: Old Shoe Woman
Muchos docentes y pedagogos han tratado de de buscar la explicación a por qué las matemáticas se han convertido en las últimas décadas en una de las asignaturas con los índices de aprobados más bajos en las sociedades modernas. Padres y tutores también sienten curiosidad por ese cierto rechazo que los niños manifiestan hacia los números desde la educación básica.

La Revista Digital Área Educativa, dirigida al profesorado de Infantil y Secundaria, analiza en su última edición los motivos de ese desinterés que se percibe en las aulas incluso en edades muy tempranas.

Las matemáticas se han ganado en los últimos años los peores calificativos por parte de padres, que la consideran en ocasiones el detonante de todos los problemas escolares de sus hijos. La mala reputación que las matemáticas tienen en muchas familias, la idea generalizada de que corresponde al “hueso duro” del programa educativo de un niño y la escasa habilidad de algunos docentes a la hora de impartirla podrían explicar las causas del fracaso escolar en esta materia.

Para combatir el sopor de los niños durante las clases de matemáticas, el Gobierno de México ha planteado una propuesta metodológica que, según docentes españoles, podría tener efecto también en otros sistemas educativos. En primer lugar, los maestros tendrían que esforzarse para demostrar a los más pequeños la aplicación de la ciencia a la vida diaria. El objetivo sería que ya en los primeros cursos académicos los niños desarrollaran una capacidad de entendimiento para enlazar hechos con resultados e iniciarse en el conocimiento lógico. El siguiente elemento del proceso sería proporcionar al docente material para introducir en las aulas el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS), que faciliten la dinamización, los juegos didácticos y el proceso de enseñanza apto para la épica en que vivimos.

Una vez disponga de ese material, el docente podrá elaborar talleres que no sólo permitan, sino que además requieran, una participación muy activa de todos los alumnos. Es muy importante que ninguno se quede fuera del proceso, ya que entonces ese niño tendrá más posibilidades de generar a largo plazo un rechazo hacia las matemáticas o la materia que se esté tratando.

Por último, pero no por ello menos revelante, la propuesta exige una atención máxima y minuciosa de los padres sobre el rendimiento escolar de los niños observado en su comportamiento diario en casa. Resulta de gran ayuda para los docentes implicados en este proyecto conocer los avances o los cambios de aptitudes que los alumnos puedan manifestar fuera del colegio.

Más información | Revista Digital Área Educativa
Foto | Old Shoe Woman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...