Repetir ciertas frases puede ayudar a los niños a comer de forma más saludable

Una investigación ha demostrado que repetir ciertas frases cuando se ofrece a los niños alimentos saludables, por ejemplo, “cómete las lentejas que te ayudarán a crecer y ser más rápido”, puede ayudar a los niños a aumentar el consumo de comidas saludables.

Comunicación positiva de los alimentos a los niños

Según los resultados de un estudio elaborado por expertos de la Universidad Estatal de Washington (Estados Unidos), repetir ciertas frases puede ayudar a los niños a comer de forma más saludable. Estas frases comunican a los niños los beneficios que ofrecen ciertos alimentos, como “come yogures que te ayudarán a crecer”, “come las lentejas si quieres crecer y ser más rápido”, etc.

Los investigadores comentan que los niños con los que se realizó la investigación y se les habló de un modo comprensible sobre los beneficios que podían obtener, comieron el doble de alimentos saludables en comparación con los niños a los que no se les dio este tipo de recomendaciones. La razón es que los niños quieren ser más grandes, ser capaces de correr más, saltar más alto, etc., con este tipo de frases se consiguió que la comida sana terminara siendo mejor aceptada por los niños.

En otras investigaciones se había demostrado que ofrecer los mismos alimentos en repetidas ocasiones podía aumentar la probabilidad de que comieran nuevos productos más saludables, esta cuestión no fue analizada por los investigadores, pero quizá habría sido interesante fusionar ambas técnicas para comprobar si se habrían obtenido mejores resultados.

Los responsables de esta investigación querían saber si estas frases que aluden a los alimentos y los beneficios que ofrecen a los niños, influían en ellos a la hora de elegir y consumir productos más saludables como las legumbres, las verduras, la fruta, etc. Por ello, compusieron una serie de frases basadas en información nutricional de calidad que transmitían esos intereses de los niños.

En el estudio se ofrecieron alimentos saludables a un grupo de 87 niños con edades comprendidas entre los 3 y 5 años durante 6 semanas. Al iniciar el experimento se clasificó cuánto les gustaban a los niños cuatro productos elegidos que pertenecían a diferentes grupos alimenticios, tomates, quinua, lentejas y pimientos verdes. Posteriormente se les ofrecieron dos veces por semana dos de los alimentos que menos les gustaban acompañados de frases como las antes comentadas.

Los expertos determinaron la cantidad que consumían de estos productos alimenticios antes de la prueba, al finalizar la prueba y un mes después de concluir el experimento. Lo más importante es lo que ocurrió transcurrido un mes, tras finalizar el ensayo, los niños participantes comían el doble de lentejas. pimientos verdes, quinua o tomates. Por tanto, se demuestra que la comunicación positiva y repetitiva tiene un efecto beneficioso en la alimentación de los niños, esta debería ser una práctica habitual de los padres para intentar que los pequeños aumentaran el consumo de alimentos saludables.

Los resultados son interesantes y merece la pena tenerlos en cuenta, ya que todas las posibles estrategias consensuadas científicamente y que ayuden a mejorar la alimentación infantil son bienvenidas. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad Estatal de Washington, y en este otro publicado en la revista científica Journal of Nutrition Education and Behavior.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...