Relación entre el rendimiento escolar y la contaminación ambiental en el hogar

Se han realizado varios estudios que muestran la relación entre la contaminación provocada por el tráfico rodado y un peor rendimiento cognitivo de los niños en las escuelas, pero también existe una relación del rendimiento escolar y la contaminación ambiental en el hogar procedente de otras fuentes que generan partículas tóxicas.

Fuentes contaminantes

Hace unos meses conocíamos un estudio desarrollado por expertos del CREAL (Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental de Barcelona) en el que se reflejaba la relación entre la exposición infantil a los contaminantes atmosféricos procedentes de los vehículos próximos a las escuelas, con el menor desarrollo cognitivo. Los expertos comentaban que esto provocaba que los niños tuvieran un peor comportamiento y rendimiento escolar, de todo ello hablábamos aquí.

Pero lo cierto es que sobre este tema se han realizado varios estudios en todo el mundo, en la mayoría de los casos se ha relacionado el peor rendimiento escolar con los niveles de contaminación ambiental próximos a los centros escolares. Hoy conocemos un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Texas que se ha centrado en el análisis del ambiente en el hogar, lugar donde los niños pasan muchas horas, y su influencia en el rendimiento académico.

Este es uno de los primeros estudios cuya finalidad ha sido demostrar que también existe una relación entre el rendimiento escolar y la contaminación ambiental en el hogar procedente de otras fuentes. En esta investigación se utilizaron los datos aportados por el EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos), cotejados con los expedientes académicos de 1.895 niños que cursaban cuarto y quinto grado.

Los expertos apuntan que existe una fuerte asociación entre la toxicidad del ambiente en el hogar y el rendimiento escolar, generalmente se han analizado los contaminantes procedentes de fuentes como las fábricas o las carreteras y autopistas (tráfico rodado), sin embargo, las evidencias sugieren que también influyen otras fuentes contaminantes, como por ejemplo las partículas tóxicas generadas en un aeropuerto. Es decir, lo que parece no influir por estar en un punto localizado a distancia, como puede ser un aeropuerto, genera partículas tóxicas fruto de la actividad de los aviones que llegan a introducirse en los hogares.

Según leemos aquí, los investigadores explican que estas fuentes de contaminación son sútiles y es poco probable que se puedan percibir en un hogar, quizá por ello en otras investigaciones se han pasado por alto, pero aunque parecen tener efectos triviales, merece la pena tenerlas en cuenta, ya que según los datos obtenidos, afectan a la calidad de vida de los niños en términos de salud física y mental.

Parece evidente que se deben realizar nuevos estudios sobre cómo estas fuentes contaminantes acceden a los hogares y afectan al rendimiento académico de los niños, en un mundo tan masificado donde la contaminación está presente en todas las ciudades y pueblos en mayor o menor grado, es irremediable que las partículas tóxicas procedan de la fuente que procedan, afecten al desarrollo y al rendimiento.

Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Springer Link.

Foto | Big Max Power (BMP)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...