Relación entre el patrón de crecimiento de los bebés y el riesgo de desarrollar problemas respiratorios

Un estudio realizado por ISGlobal, muestra que existe una relación entre el patrón de crecimiento de los bebés y el riesgo de desarrollar problemas respiratorios. Los expertos apuntan concretamente a un aumento excesivo del IMC como factor de riesgo de sufrir patologías como el asma a la edad de 10 años.

Asma y obesidad infantil

Hoy conocemos una investigación realizada por expertos del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), en la que se ha analizado la relación entre el patrón de crecimiento de los bebés (altura y peso) durante los tres primeros años de vida, y el riesgo de desarrollar problemas respiratorios como el asma. Según los resultados, esta relación existe e incrementa el riesgo de padecer asma a los 10 años de edad.

Los expertos comentan que en varias investigaciones se ha apuntado que un incremento de peso superior al recomendado durante los primeros años de vida, podría estar asociado a una función pulmonar deficiente y a un mayor riesgo del desarrollo de asma en edad escolar. El estudio realizado por ISGlobal, planteó analizar si los patrones de crecimiento infantil afectaban a la salud respiratoria a los 10 años, para ello se realizó un seguimiento a 4.435 niñas y niños, participantes en el estudio holandés Generation R Study.

Generation R Study es un estudio de cohortes prospectivo, basado en la población desde la vida fetal hasta la edad adulta. Se diseñó para identificar las causas ambientales y genéticas en edades tempranas, y las vías causales que conducen al crecimiento, desarrollo y salud normales y anormales de la vida fetal, la infancia y la edad adulta temprana. Se realizó un seguimiento en los niños participantes en el estudio, controlando periódicamente el peso y la altura durante los tres primeros años de vida, posteriormente, a los 10 años se les realizó una espirometría para medir su función pulmonar. Paralelamente, los padres cumplimentaron un cuestionario para saber si a los niños se les había diagnosticado asma.

Los resultados mostraron que los bebés que aumentaban con más rapidez de peso tenían un mayor IMC (Índice de Masa Corporal) y una menor función pulmonar a la edad de 10 años, se observó que la función de las vías aéreas era proporcionalmente menor de lo que hubiese correspondido a la capacidad pulmonar. Hay que apuntar que los expertos no observaron una relación entre peso y altura con el riesgo de sufrir asma, pero el desarrollo desproporcionado de la función pulmonar sí podría representar un factor de riesgo para la aparición de enfermedades respiratorias.

Todo apunta a que el exceso de peso es causante del mayor riesgo de sufrir problemas respiratorios, ya que los expertos comentan que “cuanto más tarde se alcanzaba el índice de masa corporal máximo, se daba una mejor función pulmonar y, en el caso de los niños, un menor riesgo de padecer asma”. Los resultados confirman la importancia de un correcto desarrollo infantil durante los primeros años para tener un correcto desarrollo pulmonar, recordemos que sobre la relación asma y obesidad infantil ya hemos hablado en otras ocasiones.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de la página web de ISGlobal, y en este artículo publicado en la revista científica Thorax.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...