Registrar la edad de los menores que compren un teléfono móvil

Es necesario mejorar la seguridad de los teléfonos móviles en manos de los niños, para ello es necesario implementar medidas que discriminen los contenidos a los que tienen acceso.

Control parental

Acabamos de conocer un curioso informe desarrollado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), en el que se plantea registrar la edad de los menores que compren un teléfono móvil. Así mismo, se recomienda a las operadoras de telefonía móvil que los contenidos de los teléfonos estén clasificados según la edad, tal y como se realiza con los videojuegos que se comercializan en el mercado.

La solución planteada es un registro del año de nacimiento de quien usa el teléfono móvil, de esta forma se podrá verificar la edad de quien accede a los servicios de telefonía móvil, claro que también cabe la posibilidad de que los niños falseen la casilla de la edad que tienen tal y como hacen en el ámbito de las redes sociales para poder acceder a ellas. Ante este posible problema, los expertos de la universidad apuntan que los operadores podrían saber la edad de los niños si los padres lo indicaran a la hora de adquirir un dispositivo, el registro serviría para delimitar el acceso a determinados contenidos orientados exclusivamente para el público adulto garantizando mejor la seguridad infantil en los teléfonos móviles.

Para poder llevar a cabo un sistema de estas características sería necesario un acuerdo entre todos los operadores de telefonía móvil, mucho más firme y con una implantación de medidas específicas. Aunque en su momento ya se firmó un código de autorregulación de la Asociación de Empresas de Servicios a Móviles, esto no es suficiente y no logra frenar el acceso de la infancia a contenidos para adultos a través del teléfono móvil. Como decíamos, los expertos recomiendan la misma clasificación por edades que en los videojuegos, para 3, 7, 12, 16 y mayores de 18 años.

También recomiendan llevar a cabo campañas educativas tal y como se hace con el uso de internet, el objetivo sería la concienciación de los niños del uso responsable de los teléfonos, esta es una recomendación que se realiza al Gobierno español, aunque ante la crisis económica que estamos sufriendo y los duros recortes experimentados en materia de educación y otras áreas, dudamos que se tengan en cuenta. En cambio, el acuerdo con las operadoras tendría sentido y se podría llevar a cabo, dependiendo de la edad, el teléfono no permitiría el acceso a determinados contenidos, descarga de fotografías o vídeos, acceso a compras, participación en determinados concursos, y apurando un poco más, incluso se podría restringir el acceso a determinadas redes sociales sin previo consentimiento paterno.

Sabemos que existen programas de control parental para los ordenadores y para la telefonía móvil, como por ejemplo la tarjeta SIM para controlar el teléfono de los hijos de la que nos hacíamos eco hace algunos meses, pero esta cuestión no debe estar sujeta a determinadas empresas, debe ser algo de carácter global y las compañías de teléfono deben implicarse más. En el uso de los teléfonos móviles el control parental es actualmente más reducido y complicado, por ello los investigadores invitan a los operadores a implantar otros sistemas de gestión como el que hemos citado.

Puedes conocer más detalles del análisis a través del artículo de Sinc y de la publicación científica Springer.

Foto | RSandsShoots

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...