Récord en 2013 en la detección de productos infantiles peligrosos procedentes de China

Un informe de la Unión Europea muestra que en el año 2013 se logró un récord en la detección de productos infantiles peligrosos procedentes de China, los principales artículos detectados que incumplían las normas de seguridad eran prendas de vestir y juguetes.

alertas de seguridad en los juguetes

La Unión Europea ha emitido un comunicado con información del sistema RAPEX, un sistema de alerta rápida de productos peligrosos de la Unión Europea que permite rápidamente intercambiar la información con el resto de países miembros para evitar o restringir la comercialización de determinados productos que pueden representar un riesgo para la salud y la seguridad de los consumidores. En el año 2013 se ha batido el récord en la detección de productos infantiles peligrosos procedentes de China, en total se emitieron 2.364 alertas de seguridad, se detectaron productos como el calzado con sustancias alérgicas, bañeras de bebés inestables, sillas de paseo que se desmontan, tintas con sustancias tóxicas prohibidas, juguetes con defectos de fabricación, con sustancias tóxicas o elementos que pueden representar un peligro para los niños, etc.

A finales del año pasado, coincidiendo con la campaña de Navidad, podíamos saber que en Francia se detectaron una gran cantidad de juguetes, se requisaron más de 30.000 artículos procedentes de China que fueron destruidos, pero esto es sólo una pequeña muestra de la gran cantidad de productos procedentes de ese país que no cumplen las normas de seguridad y que pueden poner en riesgo a nuestros hijos. El caso es que año tras año se baten récords en la detección de productos infantiles peligrosos procedentes de China, quizá la UE debería tomar una decisión más drástica e impedir las importaciones de estos productos.

Gracias al sistema de alerta RAPEX se han logrado retirar rápidamente del mercado comunitario muchos productos infantiles peligrosos, el año pasado se incrementó en un 3’8%, con respecto al año 2012, el número de advertencias lanzadas por los países comunitarios. La Comisión Europea atribuye este incremento a una mejora en la vigilancia y detección de los artículos procedentes de China, sin embargo, algunos analistas sostienen que lo que se requisa es un volumen pequeño en comparación con lo que termina comercializándose en Europa, algo que delata que hay que darle una vuelta de tuerca más a los sistemas de vigilancia y detección.

Es verdad que gracias al sistema RAPEX creado en el año 2003, se evita la comercialización de muchos artículos de fabricación china destinados al mercado europeo, lejos queda el registro de 200 alertas en ese primer año de funcionamiento del sistema, como decíamos, año tras año se incrementa el número de alertas que poco a poco obliga al gigante asiático a trabajar de forma correcta y a cumplir las normas de seguridad exigidas por la Unión Europea.

El año pasado, el 25% de los productos requisados eran juguetes infantiles, la misma cantidad se detectó en las prendas de vestir, los productos con menos alertas de seguridad fueron los cosméticos, los aparatos eléctricos y los vehículos de motor, lo que constata que los juguetes están en primera línea a la hora de incumplir las normativas de seguridad. Los riesgos potenciales de seguridad más frecuentes asociados a los productos requisados fueron la toxicidad, el estrangulamiento, la asfixia, las lesiones y la electrocución, el 64% de los productos procedían de China.

La Unión Europea colabora con China para informar a los fabricantes sobre las normativas de seguridad exigidas por los países comunitarios a fin de evitar el elevado número de alertas. Por el contrario, las alertas de productos fabricados en Europa se han reducido notablemente, pasando de una detección del 27% en el año 2003 a un 15% en el año 2013, en el tema de la fabricación de productos peligrosos no se libra ningún país. Con respecto al volumen de detecciones, Hungría, Alemania y España fueron los países que más alertas emitieron.

La UE sigue pidiendo a los países que mejoren el sistema de control de los productos importados, especialmente en lo que respecta a trazabilidad, ya que en muchos casos no se conoce el país que ha fabricado el artículo en cuestión. Poco a poco se logra reducir el número de artículos infantiles peligrosos que entran en los países comunitarios, pero aún queda mucho trabajo por hacer hasta alcanzar el riesgo 0 y lograr que los juguetes sean saludables y seguros. A través de este enlace podéis conocer los detalles sobre el informe emitido por la CE sobre las alertas RAPEX.

Foto | CBP Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...