Recomiendan que las escuelas abran en otoño porque la transmisión del COVID-19 es baja en la infancia

Dos investigadores estadounidenses recomiendan que las escuelas abran en otoño porque la transmisión del COVID-19 es baja en la infancia, esa es la conclusión a la que han llegado tras realizar una revisión de varios estudios relacionados con el riesgo de transmisión del coronavirus en menores.

Contagio por COVID-19 en niños y niñas

Según los resultados de un análisis realizado por la Academia Estadounidense de Pediatría, y concretamente por los especialistas en enfermedades infecciosas pediátricas Benjamin Lee y William V. Raszka, de la Facultad de Medicina Larner de la Universidad de Vermont, los niños y niñas transmiten el COVID-19 entre sí o a los adultos con poca frecuencia, por lo que se considera que, siguiendo las medidas de seguridad oportunas, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social, no tiene por qué haber ningún problema para que las escuelas abran en otoño.

Las conclusiones se basan en cinco estudios y principalmente uno reciente que ha sido publicado en la revista científica Pediatrics, donde se ha analizado la transmisión del virus SARS-CoV-2 entre la infancia y hacia los adultos, de ahí que la revisión se titule “Transmisión y niños Covid-19: El niño no tiene la culpa”. El análisis de estos estudios revela que el número de casos en los que un menor ha sido el que ha contagiado la enfermedad es muy reducido. Claro, que no nos termina de convencer el hecho de que los datos con los que se ha trabajado, procedan de China, ya que en su momento se habló de una posible ocultación de datos e incoherencia en la información facilitada, pero quizá los datos sean fiables.

En el estudio principal en el que se basan los investigadores, se demostró que de los 68 niños con Covid-19 ingresados en el Hospital de Mujeres y Niños de Qingdao, en el periodo comprendido entre el 20 de enero y el 27 de febrero de 2020, un 96% eran contactos domésticos de personas adultas que previamente habían sido infectadas. En otro de los estudios se apuntaba que 9 de cada 10 menores ingresados en hospitales establecidos fuera de la ciudad de Wuhan, contrajeron COVID-19 contagiándose por un adulto, y sólo se produjo una posible transmisión de menor a menor.

Claro, que también se han analizado estudios occidentales y concretamente uno francés donde se constató que un niño infectado por coronavirus que estuvo expuesto a más de 80 compañeros de clase de tres escuelas diferentes, no causó ningún caso nuevo (contagio). Esto difiere con lo que ocurre con otro tipo de enfermedades, como la gripe, un resfriado, etc. Otro estudio realizado en Nueva Gales del Sur mostraba que nueve estudiantes infectados por coronavirus, así como nueve miembros del personal de 15 escuelas diferentes, expusieron a contraer el virus a un total de 735 estudiantes y 128 miembros del personal docente, y sólo se produjeron dos infecciones secundarias, una de ellas fue por transmisión de un adulto a un menor.

Según leemos aquí, los expertos comentan que los datos obtenidos son sorprendentes, de hecho, contradice todo lo que se ha hablado hasta la fecha, recordemos que se asegura que el riesgo de contagio es el mismo en menores que en adultos, aunque otros estudios apuntan, además, que la mayoría de los menores tienen síntomas leves o simplemente no los presentan. Los investigadores comentan que los niños tienen menos probabilidades de infectarse y parecen menos infecciosos, asegurando que son los adultos los que han provocado que el virus se extienda y se convierta en pandemia.

Os recomendamos acceder a este artículo publicado en la revista científica Pediatrics, para conocer más detalles sobre la revisión realizada y sus conclusiones. Es evidente que serán necesarias nuevas investigaciones que ratifiquen los resultados, no es la primera vez que un estudio termina siendo refutado.

Foto | Brian Finifter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...