Recomiendan que la fimosis congénita sea intervenida a partir de los 8 años en niños

Los expertos en salud indican que en caso de fimosis en niños pequeños lo más recomendable es esperar hasta los 8 años de edad para intervenirlos con anestesia local.

bebe-fimosis

Niños con pene fimótico

La fimosis congénita es una condición dentro de todo común en los niños, algo que generalmente se suele intervenir para dar solución aun cuando el pequeño tiene poca edad, para que el siga su desarrollo ya sin un pene fimótico, pero lo cierto es que los expertos en salud han comenzado a creer que esto debe cambiar, y se debe esperar por lo menos hasta los 8 años de edad para solucionar el problema, ya que de esta manera se consigue evitar darle anestesia general al niño y en cambio se puede realizar la intervención con anestesia local.

Si bien se trata de una intervención relativamente sencilla y que se practica con frecuencia, lo mejor es no exponer a los niños a una anestesia general según informan desde el Grupo de Andrología de la Asociación Española de Urología, en la voz del doctor Natalio Cruz, quien indica que lo más seguro y recomendable es esperar por lo menos hasta los 8 años ya que el niño por entonces es un poco mayor y el pene se encuentra más desarrollado.

El especialista indica que al tratarse de una intervención simple es realmente injustificado que el niño reciba anestesia general, pero con poca edad una anestesia localizada puede ponerlo muy nervioso, por eso es recomendable esperar a que entienda mejor las cosas.

Es valioso destacar que solamente se puede operar la fimosis en los casos en los que no haya molestias o infecciones de orina, y que se realiza una intervención solo si el tratamiento previo con cremas con corticoides no consiguen solucionar el problema.

La fimosis es una condición que se presenta como una estrechez ocurrida en el prepucio lo que impide que la piel se pueda bajar para descubrir el glande del pene, algo sumamente frecuente en los niños sobre todo durante sus primeros años de vida, y siempre requiere de un tratamiento y vigilancia, teniendo el criterio de no recurrir a tratamientos caseros como “tirones” para desprender la piel, ya que esto va generando pequeñas heridas en el prepucio, sin mencionar que es algo muy doloroso para los niños.

Vía | República
Foto | marcusnelson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...