¿Quieres que tu hijo sea más independiente? Sencillas rutinas para lograrlo

Con el paso de los años, tú chico debe hacerse responsable de sus tareas y deberes. Está en tus manos conseguir que pueda desenvolverse y enfrentar los retos del día a día.

Así lograrás que tu hijo sea más independiente

La sobreprotección puede ser tentadora para los padres. En especial para aquellos que tienen niños pequeños y “vulnerables”. Sin embargo, el exceso de atención, complacencia y cuidados, puede ocasionar baja autoestima, complejo de superioridad, sumisión, apego e imposibilidad para enfrentar los retos del día a día. Solucionar sus conflictos, asumir sus deberes y cumplir todos sus caprichos no es favorable. Hay que dejar que los chicos evolucionen en su desarrollo e independencia. Sólo así podrán desenvolverse con normalidad.

Entre los cuatro y seis años, tu hijo podría manifestar sus primeros indicios de autonomía. Querrá ir hacia un lado de la casa, aunque le digas lo contrario, o te pedirá zumo en lugar de la leche que le das todos los días en el desayuno. Está tomando sus decisiones, y debes respaldarlo. Deja que haga pruebas y que descubra si sus resoluciones fueron acertadas.

Quizás opte por vestir ropa abrigadora en mitad del verano, o quiera usar un chándal en vez de short que a ti tanto te gusta. Si no afecta su integridad, respeta su elección, pero aprovecha para explicarle que hay prendas idóneas para cada estación. Con el tiempo lo asimilará.

Primeros pasos hacia la responsabilidad de tu hijo

Permite que tu pequeño te imite mientras haces la colada. Confíale quehaceres acordes a su edad: guardar los juguetes, poner la mesa, hacer la cama y dar de comer a su mascota, son alternativas favorecedoras. Además, fomentarán su autoestima porque se sabrá útil y considerado.

Enséñale sin prisas cómo se realiza cada tarea, segmentándolas en sencillas acciones. Luego deja que él la haga y felícitalo al acabar. Si lo hace bien y le gusta, lo verá como un compromiso propio. Lo importante es que te dejes ayudar. Así sea de la forma más fácil, involucrarlo en los quehaceres cotidianos nutrirá su sentido de responsabilidad. Aunque le lleve más tiempo, no caigas en la tentación de hacerlos por él. Sentirá que no puede lograrlo o se acostumbrará a que tú trabajes por él.

Normas simples con consecuencias predecibles

Las reglas resultan fundamentales para enseñar al niño a comportarse. Usa frases cortas, y concisas para que las entienda y las cumpla. De esta manera, le irás demostrando lo que puede hacer con o sin tu ayuda. Estos consejos te ayudarán a diseñar normas pensando en su independencia.

  • Crea espacios de diálogo. Lo ideal es que las comidas familiares sean constantes, para compartir hábitos nutritivos, buenos modales y tradiciones. Sin embargo, se puede utilizar este momento para crear espacios de comunicación con el pequeño. Preguntarle cómo le fue en el cole, sobre sus amigos o sus pasatiempos, hará que se sienta seguro de sí. Comparte los altibajos de tu rutina con él. Así entenderá que es bueno hablar de las emociones, incluso las negativas.
  • Conoce los primeros amigos de tu hijo. Entre los juegos surgirán riñas que tu hijo deberá resolver por sí mismo. Es importante que lo orientes en este sentido. Debe ser cómo actuar ante las distintas circunstancias, ya que no estarás siempre a su lado para protegerle. Preocúpate por enseñarle a ser empático. Asimismo, explícale que los inconvenientes se solucionan conversando, sin golpes, mordidas o empujones. Haz que aprenda a identificar sus emociones.
  • Anímalo a que se duche y vista solo. Le llevará su tiempo, pero se sentirá como un niño grande. Alistar la ropa el día anterior simplificará la tarea matutina, y le irá enseñando que debe ocuparse de su apariencia. Explícale los pasos uno a uno: levantarse, ir al baño, quitarse el pijama, asearse y vestirse. Reconoce sus esfuerzos. Eso lo estimulará.
  • Haz que administre bien su tiempo. Complementa sus rutinas con horarios para los juegos de consola, la computadoras o la televisión. Asegúrate de que no sean más de dos horas al día.
  • Asígnale responsabilidades sobre sí mismo. A medida que avance en edad, tu hijo debe ir asimilando que hay cosas que sólo saldrán bien si él las asume. Aunque siempre cuente con tu guía, es él quien debe estar al pendiente de sus notas, sus artículos personales, su dinero, las relaciones sociales y sus deberes escolares. Hay tips para que aprendan a estudiar por sí solos. 

Niños más independientes, niños más seguros

Desde sus primeros años, educa a tu hijo para que no te guarde secretos. Muéstrate siempre dispuesto a escucharlo. Si un adulto tiene una actitud sospechosa, tu hijo no dudará en hablarlo contigo. Sé enfático al decirle que nadie puede pedirle que te oculte cosas. Recalca que la zona del traje de baño es íntima y no pueden tocarla, a menos que se trate de sus papás, pediatras o enfermeras. En caso de perderse, enséñale a buscar a un policía para que con su ayuda te encuentre.

Como hilo conductor de cada rutina, apela al amor. Tu cariño sincero estrechará los lazos entre ambos. No dudes en respaldarlo cuando experimente cosas nuevas. Comienza hoy mismo a hacer que tu hijo sea más independiente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...