¿Qué juguetes quieren los niños para Navidad?

Democratización familia

Como sabemos, la proximidad de las festividades navideñas acentúa el deseo y nerviosismo de los niños, desean que llegue el ansiado día para poder recibir los regalos navideños. ¿Qué juguetes quieren los niños para Navidad?, pues en principio lo que las grandes marcas digan que es lo que quieren, al menos así se desprende de la tesis de Patti M. Valkenburg, psicóloga infantil, investigadora y profesora de la Universidad de Amsterdam.

La experta responde a la pregunta ¿qué juguetes quieren los niños para Navidad?, al parecer las marcas jugueteras con más presencia en los medios de comunicación como la televisión, son las que mayoritariamente aparecen en la carta a los Reyes Magos o la carta a Papá Noel, es decir, los niños están condicionados e influenciados por la publicidad. Otros juguetes que han logrado gran popularidad a pesar de que su presencia en los medios de comunicación ya no sea tan aplastante, también logran influenciar a los niños, según la psicóloga son juguetes que ejercen presión social de los niños que los tienen.

Algunos expertos indican que las marcas pretenden comunicarse con los niños, saben que no tienen capacidad de compra pero la democratización de las familias ha hecho que puedan influir en las compras y la capacidad de decisión de sus padres en todos los aspectos, sean juguetes, alimentos, moda infantil… recordemos al respecto el post Los niños son piezas fundamentales en el marketing, para completar un poco más la información, también será interesante leer Las leyes del consumo serán dictadas por los niños en un futuro, aunque lo de futuro lo podríamos cambiar por presente.

La definición que se aplica a los pequeños consumidores es power kids (niños al poder), son pequeños que logran ejercer una gran influencia en la familia, cuentan con mucha autonomía y poder de decisión a la hora de realizar las compras y especialmente, las compras que se pueden considerar más importantes como las que se realizan en Navidad. Según los especialistas, la televisión es una de las principales fuentes informativas utilizadas por los niños para la elección de los regalos y juguetes, pero esto es algo lógico, la magia o los efectos televisivos no se pueden transmitir del mismo modo a través de los catálogos.

Para las marcas los niños son muy importantes y sabiendo esto, quizá se debería restringir la exposición publicitaria, algo que divide opiniones posicionando a algunos expertos a favor y a otros en contra (posiblemente este grupo tenga determinados intereses para ello). Es interesante destacar las palabras de Vic Strasburger, profesor de pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nuevo México, asegura que los niños menores de siete años están psicológicamente indefensos ante la publicidad. Los niños son influenciados y trasladan los deseos que la publicidad ha sembrado en ellos a los adultos, la democratización de la familia se encarga del resto.

A través del artículo publicado en Marketing Directo podemos conocer diferentes opiniones llegando a vincular el sobrepeso y la obesidad infantil con las estrategias publicitarias, algo en lo que seguramente algunos lectores estarán de acuerdo. En el lado opuesto están quienes avalan el trabajo desarrollado por las campañas publicitarias, indicando que el lenguaje utilizado para comunicarse con los niños es de carácter didáctico o que es necesario para el desarrollo infantil, esta aseveración podrá ser considerada una gran falacia por quienes intentan restringir la exposición publicitaria al colectivo infantil.

Sea una u otra postura, la vigilancia de los padres es fundamental para evitar la manipulación de los mensajes publicitarios ofrecidos en televisión a los niños. Si elimináramos este canal informativo, la pregunta ¿qué juguetes quieren los niños para Navidad? tendría respuestas distintas a las actuales. En estos días (y durante el resto del año) será conveniente intentar limitar la influencia que ejerce la publicidad en la infancia. Un detalle que es interesante destacar, no hay mal que por bien no venga, la crisis económica ha hecho que se realicen compras más inteligentes, la falta de presupuesto no puede ser fácilmente superada por las campañas publicitarias, por lo que la influencia y poder de decisión de los niños se ve forzosamente limitada.

Foto | Fran Villena

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...