¿Qué harían los niños si fueran presidentes?

En esta campaña de Acción contra el Hambre, los niños dan toda una lección de humanidad, se les pregunta qué harían si fueran presidentes, y en la mayoría de los casos, todos intentarían acabar con el hambre en el mundo.

Acción contra el Hambre ha puesto en marcha una campaña cuyo mensaje merece la pena escuchar, en ella participan niños que responden a una pregunta, ¿qué harían si fueran presidentes del Gobierno? Os podéis imaginar, las respuestas de niños de diferentes edades se centran sobre todo en las ayudas y la comida, buscar soluciones contra el hambre a nivel mundial, pedir ayuda económica para poder dar de comer a los más necesitados, enviar comida a los países más podres, tener empatía con el resto de la humanidad, recortar los presupuestos destinados al armamento y destinar más dinero a ONGs, etc.

Como podemos comprobar, los niños de la campaña tienen una clara percepción de las necesidades alimentarias de las personas, como dice el vídeo, si los niños fueran presidentes viviríamos en un mundo mejor. En el vídeo no aparecen únicamente niños de nuestro país, podemos ver que niños de otras nacionalidades manifiestan su deseo de dedicarse a la política con el propósito de luchar para que nadie vuelva a pasar hambre, otros niños aseguran que cuando sean mayores van a luchar para que otros niños no pasen hambre.

El hambre es un tema que se repite continuamente, los niños dan una lección de solidaridad y buenas intenciones a muchos mayores, la condición de niños les ayuda a tener más sentimientos y menos pensamientos de tipo material. La campaña de Acción contra el Hambre nos envía el siguiente mensaje: No hace falta ser presidente para conseguir un mundo mejor, los verdaderos cambios proceden de actos de personas valientes conocidas o desconocidas, todo el mundo puede contribuir en la lucha para lograr un mundo mejor. La ONG propone a todas las personas que hagan realidad una ayuda, un impacto real y duradero en la vida de un niño, basta un pequeño donativo para cambiar la vida de los niños que viven en los países más desfavorecidos.

Una donación de 20 euros se destina a la compra de pastillas potabilizadoras de agua, algo fundamental para reducir el riesgo de diarrea infantil causada por el rotavirus, este patógeno común en los casos de diarrea en bebés y niños, es el responsable de la muerte de miles de niños en África y Asia. Con una donación de 40 euros se pueden ofrecer tratamientos nutricionales para salvar la vida de un niño que sufre malnutrición, otro de los problemas que afectan a los países en vías de desarrollo. Con 120 euros, se pueden proporcionar semillas y herramientas a una familia para que pueda cultivar sus alimentos y garantizar su autoabastecimiento y seguridad alimentaria.

Claro, que no es necesario donar las cantidades indicadas, cada uno puede aportar su granito de arena y según sus posibilidades, basta con indicar qué cantidad queremos donar para contribuir en esta lucha contra el hambre y otras necesidades básicas. A través de este enlace podréis conocer más detalles sobre la campaña «Si yo fuera presidente«, en este otro podréis acceder al formulario de donaciones.

España atraviesa una mala situación económica y se supone que será temporal, en otros países viven en condiciones lamentables con perpetuidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...