Qué hacer si tu hijo tiene más de 8 años y aún se hace pis en la cama

Si tu hijo aún está sufriendo y se sigue orinando en su cama, es importante que puedas ayudarlo

Ayuda a tu hijo si aun se orina en la cama a sus 8 años

Muchos niños afrontan grandes miedos, cuando duermen en otras casas o incluso en campamentos por la enuresis nocturna.

Y es que, según un estudio de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), la llamada enuresis nocturna afecta al 16% de los niños de cinco años, al 10% de los de seis y al 7,5% de los de diez, la verdad es más frecuente en niños que en niñas.

Sin embargo, solo se considera un inconveniente cuando a partir de los cinco años el niño todavía se hace pis al menos 2 veces por semana durante un lapso mínimo de tres meses.

Si tu hijo se hace pis presta atención a qué dicen los expertos

“Cuando esto ocurre es recomendable buscar ayuda profesional y no subestimar los escapes de orina para evitar así que se alarguen hasta los 7 u 8 años o incluso hasta la adolescencia, donde ya supone un mayor trastorno para la vida del niño”, menciona la psicóloga Mariola Bonillo del Centro de Psicología Área Humana de Madrid.

En estos casos también es relevante saber diferenciar entre enuresis primaria, en la que el pequeño nunca ha tenido control de la vejiga por las noches, y secundaria, cuando luego de un lapso de al menos seis meses sin hacerse pis vuelve a orinarse en la cama.

«Las causas suelen ser diversas. Desde infecciones, estreñimiento, desequilibrios hormonales, antecedentes familiares a predisposición genética o simplemente un mal hábito adquirido”.

“La mayoría de veces suele deberse a causas fisiológicas de maduración de la vejiga o de producción de orina, pero existen otros casos de enuresis cuyas causas tienen que ver con la aparición de acontecimientos estresantes en la vida del niño como puede ser el nacimiento de un hermano, la separación o divorcio de los padres, el comienzo del cole, vacaciones” sigue relatando Franco.

¿Cómo actuar ante este problema con mi hijo?

No debes castigarlo, ni debes molestarte con el niño. Tenemos que tener presente que el escape de orina es un reflejo, no es su culpa, es algo involuntario. No debes culparlo porque esta es una situación que suele crear mucha vergüenza e incomodidad.

Prestar gran atención a emociones como la vergüenza o el miedo (si tiene miedo a ir al baño solo o vergüenza al expresárselo a sus familiares, monitores, profesores o cuidadores).

Transmitirle que serás su mayor ayuda con los escapes nocturnos tanto si está en su hogar como si viaja con sus familiares. Muéstrate con calma y comprensión. Haz hincapié a que vaya al baño al menos tres o cuatro veces en el día y como rutina antes de dormir.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...