¿Qué es el bruxismo y cómo se trata?

El bruxismo es el hábito de apretar o rechinar los dientes de forma consciente o inconsciente, sus consecuencias son el desgaste de las piezas dentales, dolores en la mandíbula e incluso rotura de dientes. Para evitar estos problemas se recurre a una férula de descarga, una protección que impide el contacto de las piezas dentales.

Férula de descarga

Se denomina bruxismo al hábito de apretar o rechinar los dientes, ya sea estando despiertos o dormidos, es un problema que afecta a un 80% de la población en algún momento de su vida, y suele ser frecuente entre los niños y adolescentes. Este hábito puede ser consciente y se realiza durante el día, o inconsciente cuando se produce mientras se duerme, en este caso se definiría como bruxismo nocturno.

Los niños y adolescentes que aprietan o rechinan los dientes de forma consciente se denominan bruxómanos, los que lo realizan de forma inconsciente se llaman bruxistas, en ambos casos es necesario consultar al dentista para buscar una solución, ya que de lo contrario, se puede ir produciendo un progresivo desgaste y deterioro de los dientes que pasará factura a la dentadura en edad adulta.

Hay niños que pueden padecer un bruxismo nocturno muy intenso aunque es más frecuente en los adultos, lo que provoca dolores de cabeza, trastornos de mandíbula e incluso daños en la dentadura. Este tipo de bruxismo (más frecuente en la población femenina), se suele iniciar en la primera etapa del sueño, por lo que quienes lo padecen, pueden llegar a despertarse por el ruido que generan sus dientes al apretar o rechinar.

Si el bruxismo llega a unos niveles graves donde los dientes se ven afectados, es muy probable que el dentista recomiende una protección dental denominada férula de descarga que está fabricada con silicona, resina o una aleación plástica, ésta se coloca sobre los dientes y muelas superiores funcionando como una barrera protectora y amortiguadora que impide el contacto de las piezas dentales superiores con las inferiores, por lo que se impide que se produzca desgaste de los dientes o heridas en las encías por apretar o rechinar los dientes.

No se conoce a ciencia cierta qué origina el bruxismo, pero los especialistas lo relacionan con diferentes causas, en el caso del bruxismo diurno se apuntan problemas como la frustración, el estrés, la ansiedad, la ira o la imposibilidad de relajarse. En el caso del bruxismo nocturno, además de las mencionadas se debe añadir una postura mandibular incorrecta o soñar que se está masticando.

Un niño o un adolescente que sufre estrés, ansiedad, ira, frustración o agresividad, una deficiencia nutricional o miedos nocturnos. entre otras cosas, tiene bastantes probabilidades de sufrir episodios de bruxismo. Por ello, los médicos recomiendan tratar estos problemas como, por ejemplo, realizando actividades que favorezcan la relajación, seguir un plan de ejercicios físicos, etc. Generalmente en un examen dental se determina si puede haber un caso de bruxismo, el dentista comprobará si el niño sufre dolor en los músculos de la mandíbula, si se ha iniciado un proceso de desgaste o se ha sufrido una rotura de alguna pieza dental.

Ante un diagnóstico afirmativo, el tratamiento a seguir es la mencionada férula de descarga, además de realizar actividades que favorezcan la relajación. Es importante tratar cuanto antes el problema ya que, aunque no se produzcan roturas o dolores, el desgaste de los dientes será continuo y en edad adulta se habrá perdido mordida, existirá mayor riesgo de sufrir roturas, caries y tener que recurrir a una dentadura postiza.

Foto | Agência Brasília

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...