Protección solar

La protección solar es lo único que puede salvaguardarnos de la exposición a los cada vez más peligrosos rayos solares, sobre todo para la sensible piel de los niños. Pero no parece que seamos del todo conscientes sobre la necesidad de utilizar protección solar, pues según un estudio realizado por ISDIN, más de la mitad de la población desconoce cuál es el fotoprotector que precisa su piel, e incluso hay gente que piensa que el uso de protección solar impide el bronceado.

Pero el desconocimiento no acaba aquí, hasta un 60% de las personas que utilizan protectores solares no lo hacen de forma correcta, con lo que la protección solar no resulta eficaz. Tanto adultos como niños debemos tener precaución a la hora de exponernos al sol, en primer lugar evitando las peores horas que se encuentran entre las 12:00 horas y las 16:00 horas (y la playa a esas horas sigue estando llena a pesar de las recomendaciones).

La piel siempre debe estar protegida de los rayos solares directos, no sólo se evitarán las dolorosas quemaduras, también se reducirá el riesgo de sufrir en un futuro un terrible cáncer de piel. No podemos confiarnos aunque el día esté nublado, los rayos ultravioletas atraviesan las nubes y la piel de un bebé se podría quemar en tan sólo 15 minutos.

Es conveniente que sea el pediatra quien nos indique qué factor de protección necesita nuestro hijo, así como el tiempo que puede estar expuesto al sol, sobre todo si nuestro pequeño tiene una piel muy blanca, pues es mucho más sensible.

Muchos padres piensan que si el niño está protegido con un filtro solar, podrá estar más horas bajo los rayos del sol, pero esto es un error, aunque se debe aplicar la crema protectora varias veces mientras se pasa el día al sol, sobre todo si es de las que desaparecen al contacto con el agua, el sudor o la toalla, esto no garantiza ni implica que el tiempo de exposición pueda ser mayor.

Mientras estamos en la playa o en la piscina, al refrescarnos de vez en cuando en el agua no percibimos los verdaderos efectos del sol, así que es preferible no dejar de controlar el tiempo para no sobrepasar las recomendaciones y procurar mantener al niño en la sombra el mayor tiempo posible, también será positivo cubrirle con ropa clara, fina y cómoda, y con un gorrito con visera.

Retomando el tema de los protectores solares, recordamos que el año pasado se impuso una normativa para evitar la publicidad engañosa que afectaba a este producto, habían fraudes con los protectores solares como los que indicaban “pantalla total” o “protección total”, este tipo de protección no existe.

Durante mucho tiempo han tenido engañados a muchos consumidores que por falta de conocimiento han creído el mensaje de los envases, y las consecuencias de una inadecuada exposición a los rayos solares ya las conocemos, cada año se registran unos 3.200.000 casos de cáncer de piel.

Las nuevas etiquetas de los protectores solares, estrenaron un nuevo logo para los rayos ultravioleta UVA, los que interfieren en el sistema inmune y colaboran en el envejecimiento de la piel. Los expertos consideran que son más peligrosos que los UVB, que afectan a la capa exterior de la piel, aunque ambos elevan el riesgo de padecer cáncer de piel.

Pero no deja de ser interesante controlar el tema, ya que al ver en el etiquetado protección con los UVB, la gente se piensa que está segura, y en realidad ésta no protege contra los rayos UVA. Además de estos datos, las nuevas etiquetas indican el grado de protección como “baja”, “media”, “alta” o “muy alta”.

Los rayos del sol son saludables en su justa medida, ya sabemos que gracias a ellos nuestro organismo crea la vitamina D, pero un exceso en la exposición solar y el mal uso de la protección solar pueden darnos muchos disgustos. Está en nuestras manos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...