Prohibir la fiambrera escolar en el Reino Unido

En el marco del plan de alimentación escolar de Henry Dimbleby, se pretende prohibir las fiambreras en los colegios del Reino Unido, medida que evitaría que los niños llevaran alimentos poco saludables a las escuelas. Por otro lado se persigue potenciar el uso de los comedores escolares que ofrecerán menús más saludables para luchar contra el sobrepeso y obesidad infantil.

Fiambreras en las escuelas

En el Reino Unido se quiere prohibir la fiambrera escolar, es una de las medidas que está planteando el Gobierno del país a fin de evitar que los niños puedan llevar a las escuelas alimentos preparados asociados al sobrepeso y la obesidad. En su lugar, se pretende fomentar el consumo de los menús escolares haciendo que éstos sean más atractivos para los niños, para ello se baraja ofrecer algún tipo de subvención, para que los niños coman en las escuelas.

Tenemos una radiografía de lo que es un menú escolar en el Reino Unido, en el post Los niños denuncian el menú escolar nos hacíamos eco de la actividad de Martha Payne, una niña de sólo 9 años de edad que publicaba en su blog fotografías del menú diario de su escuela, viendo las fotografías no es extraño que el Gobierno británico manifieste un plan para hacer los menús más atractivos, lo que nos mostraba esta niña era lamentable, una comida deprimente que forzosamente obliga a optar por las fiambreras. El caso es que la medida de prohibir la fiambrera escolar en el Reino Unido es una de tantas que se han querido adoptar en el país, y que de nada han servido, es difícil saber si con esta prohibición se logrará frenar el incremento de la tasa de obesidad infantil.

El nuevo plan de alimentación escolar de Henry Dimbleby debería ser melodía para los oídos de muchos padres, olvidarse de tener que preparar la comida y saber que los niños recibirían una alimentación sana y equilibrada sería algo de celebrar y agradecer, pero la prohibición se puede considerar una decisión que no encaja en una democracia, por otro lado, no todos los niños llevan una fiambrera cargada de bollería y productos que no forman parte de una dieta saludable, al respecto os recomendamos leer este artículo de la publicación digital The Guardian.

Parece que la realidad es otra, sólo el 43% de los alumnos acuden al servicio de comedor escolar, la razón son los pésimos menús que ofrecen en las escuelas y un ejemplo es la denuncia que realizaba en su blog Martha Payne, y no lo dice sólo ella, son muchos niños y padres los que han denunciado que los comedores escolares del país dan un menú que no satisface las necesidades nutricionales de los niños. Por otro lado, son menús caros y dada la situación económica, es lógico que se busquen alternativas como las fiambreras. ¿Cómo se puede hablar de fiambreras que no cumplen con los estándares nutricionales, cuando los comedores escolares los incumplen también?

Se puede pensar que se trata de una maniobra para intentar hacer que los padres se gasten el dinero en los comedores escolares. En los colegios privados muy pocos niños llevan fiambreras, la comida es de mejor calidad y satisface expectativas, claro, que no todos los padres pueden llevar a sus hijos a una escuela privada.

Henry Dimbleby argumenta que si se prohíben las fiambreras escolares en el Reino Unido, los colegios serán capaces de proporcionar mejores comidas y a un precio más asequible, algo que ayudaría a mejorar el rendimiento escolar. Seguramente más de un lector considerará que se trata de un argumento pobre y sin mucho sentido. Que no prohíba nada, primero que mejore los menús y los precios, si esto satisface, ya se abandonarán las fiambreras, pero prohibir bajo estos términos es todo un despropósito. Claro, que en este informe (Pdf) no todo son notas negativas, por ejemplo se recomienda ofrecer comidas gratuitas en aquellas escuelas de primaria situadas en zonas más desfavorecidas y castigadas por el paro.

En fin, volviendo a la prohibición planteada, un 57% de los niños llevan fiambrera a los colegios, el Gobierno del país indica que sólo el 1% cumplen con las necesidades nutricionales, el 56% restante están cargadas de alimentos industriales, snacks, bollería, bebidas azucaradas, etc., son cifras difíciles de creer. De momento habrá que esperar a que se anuncien todos los detalles del nuevo plan que cuenta con una financiación de 12 millones de libras (casi 14 millones de euros). El plan se pondrá en marcha en dos escuelas a modo de experiencia piloto, suponemos que si todo sale según lo planeado se extendería al resto de escuelas. En la publicación digital de El Mundo podemos leer que hace unos años se puso en marcha una campaña para mejorar el sabor y aspecto de los menús escolares, en ella participó el famoso chef Jamie Oliver, pero fue un fracaso, la alimentación no mejoró, ya veremos que ocurre con la nueva propuesta.

Foto | Savannah Grandfather

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...