Prohibir a los niños no vacunados contra el sarampión que acudan a espacios públicos

Un brote de sarampión en un condado de Nueva York ha provocado que las autoridades decidan prohibir a los niños sin vacunar contra la enfermedad, que acudan a espacios públicos. Con esta medida creen que se podrá contener el brote, aunque existen muchas dudas de ello, lo mejor sería introducir la obligación de vacunarse, algo que la legislación actual impide.

Vacunarse contra el sarampión

En el Condado de Rockland (Nueva York) intentan frenar la expansión del sarampión, enfermedad que está afectando especialmente a la comunidad judía ultraortodoxa, para ello, las autoridades han decidido prohibir a los niños no vacunados contra el sarampión, que acudan a espacios públicos. La medida se mantendrá durante 30 días, tras este periodo se espera que se dé por finalizada la emergencia sanitaria, aunque si el brote se mantiene es probable que se prorrogue.

Parece ser que, desde el pasado mes de octubre, en este condado se lucha por combatir el brote de sarampión, enfermedad que, como sabemos, es muy contagiosa pero también prevenible mediante la vacunación. Merece la pena destacar que en Europa se ha producido un récord en el número de casos de esta enfermedad y que la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha considerado que la no vacunación es una de las 10 amenazas para la salud mundial en el presente año.

Lo cierto es que se está progresando muy poco en la erradicación del sarampión en el mundo, así se concluía en los últimos informes realizados por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y el CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades), y los problemas en la cobertura de la vacunación son una de las principales razones, de ello hablábamos aquí. Volviendo a la noticia, cuando se inició el brote de sarampión en el Condado de Rockland, se pidió a los niños no vacunados que no fueran a la escuela, medida que no sirvió de mucho, ya que aparecieron nuevos casos.

Ya son 153 los casos confirmados desde el pasado mes de octubre, todo empezó cuando un viajero visitó Israel y regresó a un barrio judío del condado, pero también se han producido casos en otros condados, 181 en Brooklyn y Queens, afectando especialmente a los judíos ortodoxos. La prohibición de que los niños acudan a espacios públicos, es la medida más agresiva que se ha adoptado hasta el momento, y quizá también sea la más efectiva, sobre todo sabiendo que la tasa de vacunación entre la comunidad judía es muy reducida, ocho de cada diez personas no están vacunadas.

Vacunarse es la manera más efectiva de protegerse contra la enfermedad, quizá tras los problemas que está causando el sarampión, las personas terminen concienciándose, aunque no hay mucha confianza en ello. Lo más lamentable es que la enfermedad se había declarado erradicada en Estados Unidos hace unos 20 años, pero la reducción de la tasa de vacunación se ha encargado de que vuelva a resurgir, tal y como ha ocurrido en otros países europeos.

Las autoridades comentan que la enfermedad, se ha diseminado principalmente entre los niños en edad escolar cuyos padres se negaron a vacunarse, sea por creencias filosóficas, religiosas o por las preocupaciones de que la vacuna pueda causar autismo, a pesar de que se ha demostrado sobradamente que no existe tal relación. Ya veremos si la medida sirve de algo, quizá debería ir acompañada de la obligación por ley de vacunarse contra la enfermedad. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en Reuters.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...