Profesionales de la educación avalan la herramienta DFE para detectar el fracaso escolar

DFE

Muchos son los motivos que se barajan para explicar el constante aumento del fracaso escolar en la sociedad española de hoy en día, incluso puede resultar paradójico que en pleno siglo XXI y cuando más caminos tenemos para acceder a la educación y aprovecharla, sea el momento en el que más aumenta la tasa de fracaso.

Los problemas de atención que sufren muchos jóvenes desde pequeños son una de las causas que más influyen y suben el porcentaje. Los profesionales de este campo afirman que si estos problemas se detectan a tiempo, es posible controlarlos y trabajar para que cada día puedan disminuir y así, el aprendizaje de estos niños pueda normalizarse.

Por ello, la empresa valenciana VS-Ingeniería de Software ha creado una herramienta para prevenir y detectar el fracaso escolar. Solo así, anticipándose a lo que puede ocurrir, tenemos tiempo de reacción y podemos intervenir. El software, DFE (Detección de Fracaso Escolar) es una herramienta online que funciona a partir de la respuesta a unos tests relacionados con los niños. Padres, madres y profesores podrán valorar a cada niño mediante la observación y la posterior contestación al cuestionario y así comprobar el resultado.

Éste vendrá dado de manera ‘semafórica’, es decir, si el resultado es de color verde no hay ningún indicio de preocupación; si es amarillo, se recomienda observar al niño y prestar atención a posibles problemas; y si el resultado es de color rojo, se aconseja visitar a un orientador educativo para que pueda valorar al niño de una forma profesional.

El fracaso escolar suele darse en jóvenes de una edad más avanzada, pero se puede prever desde que los niños son pequeños, por ello se recomienda empezar a utilizar esta herramienta desde los dos años de edad, ya que puede empezar a detectarse algún posible problema que pueda haber en un futuro. Incluso los creadores afirman que pretenden que se vea como cualquier otra revisión médica, que la haces para controlar que todo va bien y para detectar si ocurre algo malo.

Los profesionales de la educación y la psicología recomiendan que se utilice esta herramienta si existe la mínima duda que los niños pueden estar sufriendo algún tipo de alteración que pueda retrasar el aprendizaje, por ello es necesario observarlos y diferenciar las características que no son normales.

Otro de los puntos que se deberían cambiar es la mentalidad de muchos padres, que no dan importancia a factores que pueden ser decisivos en un futuro para el posible fracaso escolar de los pequeños. Siempre cabe pensar que ya pasará o que es algo normal por el miedo a aceptar que nuestro hijo puede tener un problema que podemos solucionar si lo detectamos a tiempo. Mar Sánchez Marchori, directora del Instituto Valenciano de Pedagogía Creativa afirma que “cuando los padres llegan al centro ha habido un tiempo de desorientación, preocupación y desconcierto que hubiera podido minimizarse contando con un recurso como el DFE. Los padres y madres necesitan de un cuestionario sencillo y fácil de cumplimentar y que aporte información valiosa para detectar alguna conducta-problema”.

DFE se convierte en una herramienta muy útil y recomendable tanto para padres como para profesores, ya que dedicando un momento a contestar las preguntas podrás saber con certeza si tu hijo necesita alguna ayuda para poder seguir adelante. Solo en España un 30% de los alumnos acaba en fracaso escolar, por eso no debemos dejar de lado herramientas como esta que nos ayudan a detectar el problema de manera precoz para poder empezar a evitarlo desde que los niños son muy pequeños.

Ahora los padres desde casa pueden llegar a tener un diagnóstico muy fiable gracias a los tests del DFE y así, saber si deben acudir a un especialista y comenzar con un programa especializado y adaptado a cada tipo de niño. En ocasiones se trata de otros problemas que el niño puede padecer y que por culpa de ellos disminuyen las funciones de la atención, como puede ser una alteración en el sueño. En principio puede parecer algo pasajero pero si el niño lo padece constantemente se verán afectadas sus capacidades y provocará un retraso en su aprendizaje. Nuria de Juan, psicóloga clínica y logopeda, confirma que “los profesionales carecían de una herramienta tan clara, sencilla y completa que proporcionara una ayuda sobre qué aspectos profundizar en la valoración psicopedagógica de un niño de cara a un tratamiento posterior”.

Lo primero que deben hacer los padres si el resultado del test es negativo es ponerse en contacto con el orientador escolar y también a un profesional para establecer el programa de intervención cuanto antes. Los pedagogos califican la herramienta como algo ‘fácil, rápido y que te proporciona datos muy concretos para saber si puede haber un riesgo de fracaso escolar’.

Éste método ya se utiliza en muchos centros escolares españoles, ya que está resultando de gran ayuda para los colegios, que son el lugar donde el niño pasa una gran cantidad de horas y por tanto, su profesor, es una de las personas que más le conoce y más tiempo pasa con él.

DFE también se ha internacionalizado a otros países. Gabriela Madrigal, directora del centro CDIAT de Costa Rica, habla de las reticencias iniciales de las instituciones educativas, pero confirma que tras su introducción todos los profesionales han mostrado un gran interés: “en todos los casos que hemos trabajado el resultado certero y similar al de profesionales médicos que anteriormente han evaluado a los menores”, comenta.

Si tienes interés en conseguir la herramienta puedes obtenerla entrando en su página web. Por un precio muy económico cualquier persona puede acceder a ella y así poder analizar el comportamiento de sus hijos y detectar cualquier problema que pueda poner en riesgo su aprendizaje llevándole a una situación futura de fracaso escolar.

Página de VS-Ingeniería de Software
Página de DFE
Facebook de DFE

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...