Productos indispensables en un botiquín para niños

Un botiquín de primeros auxilios para niños debe tener algunos medicamentos adaptados a ellos, jarabes y analgésicos de fácil administración, así como productos para desinfectar heridas, entre otros.

Cuales insumos incluir en un kit de primeros auxilios para niños

Sea una pequeña herida, una torcedura, algún dolor en el estómago o una fiebre repentina, lo mejor es estar equipados para poder actuar si se trata de un niño, por ello lo más conveniente es armar un botiquín con medicamentos e insumos médicos para poder atender al pequeño a la hora de un accidente menor o malestar.

Aunque puede ser mucho más sencillo entrar en la farmacia y comprar un botiquín preparado con lo que se estima necesario, se puede optar por armar un botiquín más personalizado con medicamentos y materiales adaptados a la edad y requerimientos específicos del infante.

Una lista de números de emergencia siempre puede ser útil dentro de un botiquín de primeros auxilios. Pero no sólo debemos pensar en los bomberos, también podemos colocar los contactos de la policía, de algún médico de cabecera o el de un centro toxicológico. Los números de teléfono de familiares no estarán de más.

Medicamentos que no deben faltar

Siempre es conveniente seguir las recomendaciones del pediatra o médico familiar antes de automedicar, pero hay medicamentos de libre prescripción que pueden estar sin problemas en el botiquín que se prepare para atender a un niño.

En este sentido, el paracetamol o algún analgésico como el ibuprofeno son fundamentales en un botiquín de primeros auxilios. Si estamos bajo el cuidado de un bebé conviene usar las presentaciones en gotas que facilitan la administración del medicamento.

Se puede incluir el jarabe de ipecacuana, un medicamento que provoca el vómito en caso de que el niño haya ingerido un producto tóxico. Sin embargo, es necesario consultar antes a un centro especializado como Centro Nacional de Toxicología porque en el caso de que un bebé haya bebido lejía u otro producto de limpieza lo mejor es no administrarlo porque está contraindicado tras la ingesta de substancias cáusticas o que comprometan rápidamente el sistema nervioso central.

Un protector solar, alcohol o productos para desinfectar heridas, así como pomadas antibióticas para evitar infecciones en caso de corte o raspadura. La crema de hidrocostisona al 0,5% será útil para rozaduras que le producen el pañal al bebé y también para picadas de insectos, pero siempre que se tenga el aval del pediatra.

Tampoco pueden faltar un termómetro, vendas y gasas, pinzas, unas tijeras, un aspirador para las fosas nasales, compresas de gel o una bolsa de arvejas congeladas para esguinces y golpes. Para los golpes es efectiva la crema de Arnica o Arnidol.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...