Pie plano y Pie cavo

Pie plano y pie cavo

Existen una gran cantidad de afecciones relacionadas al desarrollo físico y motriz de los niños, entre las cuales las más frecuentes suelen aparecer durante los primeros años de vida de los pequeños. Estos trastornos pueden provocar futuros inconvenientes en la vida adulta si no son tratados en el momento adecuado.

Por otra parte, de acuerdo a la opinión de los especialistas, es importante detectar a tiempo algunos de estos trastornos que afectan al desarrollo psicomotriz del niño, e incluso en algunos casos puede limitar al pequeño en sus actividades físicas.

En el presente informe especial te acercamos algunos detalles acerca de los problemas ortopédicos infantiles más frecuentes, los cuales han sido clasificados de acuerdo a la zona del cuerpo en la cual se ha originado el trastorno, por lo que comenzaremos con los pies.

Pie Plano

Entre las afecciones más frecuentes en el ámbito ortopédico pediátrico, los especialistas aseguran que el pie plano suele ser uno de los trastornos más comunes. Básicamente, el pie plano se trata de una ausencia total o disminución del arco plantar, más conocido como puente.

Este trastorno, que en general suele presentarse en los niños a penas comienzan a desarrollar su capacidad para andar, puede llegar a desaparecer sin tratamiento, ya que en muchos casos los pequeños de entre 2 a 4 años de edad presentan en la planta de sus pies una almohadilla de grasa que al ocultar el puente crea la sensación de pie plano, aunque esta almohadilla adicional comienza a desaparecer por sí sola a partir de los 5 años de vida.

Dentro del trastorno, también existe un tipo denominado pie plano flexible, que por lo general suele tener causas congénitas. Este inconveniente en la planta de los pies, precisamente en el arco plantar no requiere tratamiento médico, aunque la mayoría de los especialistas recomienda hacer que el niño camine sin calzado por terrenos irregulares, preferentemente en césped o arena, con el fin de corregir más rápido el problema.

Según aseguran los expertos, el pie plano en los niños no requiere de ningún tipo de tratamiento especial durante su aparición en los primeros años de vida. Sólo debe realizar una terapia en los casos en que el pie plano provoque dolor o vuelva rígido el paso.

Pie cavo

El llamado pie cavo, también conocido con el nombre de pie con puente muy marcado, consiste básicamente en el trastorno que presenta una forma totalmente contraria al pie plano, es decir que el arco plantar presenta una forma demasiado alta.

Por lo general, el pie cavo suele tener causas congénitas y en la mayoría de los casos se presenta de forma leve, por lo que no requiere de un tratamiento para su corrección, ya que no provoca ningún tipo de inconveniente en el desenvolvimiento motriz del niño.

No obstante, en los casos en que se presenta el trastorno de pie cavo severo, es fundamental su detección a tiempo para realizar el tratamiento adecuado, ya que con el correr de los años esta afección puede ocasionar la deformación progresiva del miembro, con lo que provoca serios inconvenientes en el desarrollo motriz del pequeño e incluso fuertes dolores.

Para corregir un caso de pie cavo severo, los especialistas en traumatología infantil suelen recetar calzado especial para el niño, e incluso en algunas oportunidades cirugía correctora, siempre que sea necesario.

Vía | Urgencias Pediatría
Foto | Tarzen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...