Primeras Comuniones más económicas

Consejos para poder celebrar la Primera Comunión ahorrando dinero, hay que tener en cuenta todo lo que rodea a esta celebración, los reportajes fotográficos, las invitaciones o recordatorios, el banquete, los trajes, la peluquería, etc., el ahorro puede ser significativo si planificamos la celebración de la Primera Comunión.

Hablando de la Primera Comunión, la crisis económica ha provocado que durante los últimos años las familias procuren ahorrar lo máximo posible y las comuniones económicas son las que predominan, los gastos en torno a esta ceremonia o ritual sacramental de la Iglesia Católica se recortan, el vestido o traje, el banquete o festejo, el número de invitados, son cuestiones a tener en cuenta si se quiere ahorrar.

Como sabemos, el mes de mayo es el mes por excelencia para realizar la Primera Comunión, todos los fines de semana muchos niños de entre siete y doce años realizan la Comunión, como requisitos obligados para poder realizarla es el bautismo y la confesión. Durante los últimos años, antes de la crisis económica, esta celebración fue adquiriendo un carácter más social y numeroso, el volumen de negocio que gira en torno a esta celebración era enorme y los gastos se habían disparado, año tras año los precios se incrementaban, fotógrafos, restaurantes, tiendas de moda especializadas, etc., esperaban con impaciencia la llegada de la época de las comuniones. Ahora las cosas han cambiado, quienes participan en el negocio de las comuniones, han modificado su modo de trabajar y se hacen necesarias las ofertas y el ajuste de precios para satisfacer la demanda de Primeras Comuniones más económicas.

El cambio de la situación económica ha forzado las celebraciones austeras, las familias se acogen al carácter religioso de la celebración y el acontecimiento social se relega a un segundo puesto, de hecho, es lo que más gastos conlleva. Cada euro cuenta y más ante una situación que durante los últimos años ha llevado a las familias a economizar al máximo, se comparan mucho más los precios, se evitan gastos que antaño se podían considerar obligados, los trajes de comunión se compran mucho menos, alternativas como el alquiler de un traje de comunión o utilizar el traje del hermano o hermana mayor, son algunas de las medidas que se toman. En algunos casos la comunión se realiza con un traje de calle, y la verdad, no nos parece mala idea, si lo que realmente importa es el carácter espiritual de la ceremonia, ¿por qué adornarla con elementos materiales?

A través del vídeo que encabeza el post, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) nos ofrece algunos consejos que nos permitirán celebrar primeras comuniones más austeras. La primera regla es el busque y compare, si queremos celebrar una comida familiar tras esta celebración es necesario pedir el máximo número de presupuestos para encontrar el que mejor se adapte a nuestros bolsillos, como decíamos al principio, con la crisis los hoteles y restaurantes ofrecen precios más ajustados, de ahí que sea necesario buscar y comparar. Como alternativa económica, la OCU recomienda un bufé a un restaurante con carta o menú, esta opción será mucho más económica.

Antes la peluquería era un gasto prácticamente obligado, ahora las familias pueden optar por peinarse en casa, pero también podemos encontrar peluquerías low cost que se dedican a realizar peinados para celebraciones a un precio mucho más asequible que el de una peluquería convencional. El tema de los reportajes fotográficos también es importante, los precios eran demasiado elevados, algunos padres se aventuran a hacer ellos mismos las grabaciones y después con los programas de procesamiento, montar un álbum de fotos o un vídeo, claro que también podemos contratar servicios profesionales y en este caso, de nuevo impera la regla buscar y comparar, en este campo se han ajustado bastante los precios.

Invitaciones o recordatorios se pueden hacer en el hogar, para ello existen varios programas informáticos que nos facilitan su diseño e impresión. Con estos consejos la OCU no pretende que las familias se olviden de los servicios profesionales, simplemente ofrecen alternativas para celebrar la Primera Comunión a aquellas familias con economías mucho más deprimidas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...