Prevenir que a los niños se les caiga la televisión encima

Según una nueva investigación, el número de accidentes que sufren los niños causados por la caída de una televisión se ha incrementado de forma significativa durante los últimos años, por ello, ante los resultados obtenidos se recomienda que los padres y adultos en general lleven a cabo una serie de medidas para prevenir que a los niños se les caiga la televisión encima.

Accidentes de niños con televisores

Parece ser que durante los últimos años se ha elevado considerablemente el número de niños que han sufrido una lesión porque se les ha caído la televisión encima, el golpe recibido puede ser grave e incluso mortal. Este es el tema tratado en una investigación desarrollada por expertos de varios hospitales y universidades canadienses, que consideraron necesario realizar un estudio y dar a conocer los resultados para que los padres sean conscientes de los riesgos que corren los niños con los aparatos de televisión.

Con bastante frecuencia estos accidentes ocurren sin que los adultos hayan sido testigo de ello, eso delata que existe una gran falta de concienciación sobre los peligros que encierran estos aparatos si no están instalados de forma segura, por ello consideran que es muy importante y necesario prevenir que a los niños se les caiga la televisión encima. Según los expertos, durante la última década este tipo de lesiones se ha incrementado de forma significativa en todo el mundo y la principal razón son las instalaciones incorrectas.

Entre el año 2011 y el año 2013 en Estados Unidos unos 15.000 niños tuvieron que acudir al servicio de urgencias por haber sufrido un accidente relacionado con un aparato de televisión o con el mueble que lo soportaba, esta cifra nos da una idea sobre lo común que resulta este tipo de accidente. Por otro lado, según los datos proporcionados por la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos, entre el año 2000 y el año 2013 se produjeron 279 muertes relacionadas con este tipo de accidentes.

La gravedad de los accidentes es variable, pero la mayoría de las muertes (un 96%) fueron causadas por una lesión cerebral. Los niños con edades comprendidas entre 1 y 3 años son los de mayor riesgo de sufrir una lesión en la cabeza y el cuello, además son el grupo de mayor riesgo de sufrir lesiones realmente graves. Los expertos apuntan que quizá es necesario realizar cambios en los diseños de los aparatos para que sean más seguros y comentan que sobre este tema se debería poner en marcha una legislación que obligara a esos cambios.

También explican que las lesiones que se pueden sufrir son graves, el aparato puede llegar a aplastar el cráneo de los niños y provocar daños cerebrales, por lo que es muy importante que los padres y adultos en general no den por sentado que la televisión puede ser un aparato seguro porque su única misión es entretener y no provoca que los niños quieran interactuar con él. Según todos los datos analizados, existe una correlación entre el tamaño de los televisores, el precio más asequible y el número de lesiones, actualmente los aparatos son mucho menos pesados y tienen menos base y estabilidad que antaño, por lo que resulta más fácil que puedan volcar, a esto hay que sumar que se colocan en muebles que no son adecuados para su colocación.

Según leemos aquí, la mayoría de las lesiones sufridas (un 84%) se produjeron en el hogar y un 75% de ellas ocurrieron cuando los padres o los cuidadores no estaban vigilando a los niños. Parece ser que en el caso de los niños más pequeños, muchos de estos accidentes suceden porque se suben a los muebles en busca de juguetes u otros artículos que les llaman la atención, en el caso de los niños más mayores, el televisor se vuelca cuando están jugando y golpean accidentalmente el mueble sobre el que está colocado el aparato.

Pero el mayor número de lesiones se produce en los niños más pequeños, éstos no son conscientes de los riesgos y tienen menos coordinación de movimientos, lo que aumenta las posibilidades de sufrir un accidente por la caída de una televisión. La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor recomienda una serie de pautas a seguir, limitar el juego en las estancias donde esté instalado el televisor, intentar adquirir una televisión plana que se instala en la pared reduciendo de forma significativa el riesgo de que pueda caer sobre el pequeño, utilizar muebles específicos evitando colocar el aparato sobre una cómoda u otro tipo de muebles, hablar con los niños sobre los peligros que corren si se les cae el aparato encima, y finalmente, una de las principales reglas, que los adultos vigilen a los niños cuando estén cerca de los televisores.

Podéis conocer más detalles de este estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Journal of Neurosurgery: Pediatrics.

Foto | Jerine

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...