Precaución con los petardos en la Verbena de San Juan

Como cada año os recomendamos precaución en la Verbena de San Juan para disfrutar plenamente de la fiesta, os proporcionamos una serie de consejos sobre cómo deben actuar los adultos y cómo debe ser una correcta manipulación de los petardos por parte de los niños.

Fiesta de San Juan

Apenas quedan unos días para que se celebre la Verbena de San Juan, una fiesta muy esperada por los niños, ya que pueden disfrutar con bengalas, petardos, bombetas, fuentes de color y todo tipo de material pirotécnico adecuado a los diferentes segmentos de edad. La noche del 23 de junio es una cita esperada por grandes y pequeños, además de los petardos, se disfruta de la compañía familiar de los dulces tradicionales como la Coca de San Juan, espectáculos con grupos de animación, conciertos y otras actividades. Es una noche para disfrutar, no para tener que acudir al centro de urgencias por haber sufrido un lamentable accidente.

Precisamente los petardos son uno de los elementos de esta tradicional fiesta que cada año causan accidentes, y uno de los principales motivos es la confianza y la imprudencia de los niños. Por ello, como cada año recomendamos mucha precaución con los petardos en la Verbena de San Juan, los padres deben estar mucho más pendientes que de costumbre, y es necesario educar a los niños sobre el uso correcto del material pirotécnico aunque pueda parecer que no supone riesgo alguno por su reducida potencia.

En los establecimientos que comercializan petardos explican qué material pirotécnico es adecuado para cada segmento de edad, sin embargo, esta medida de control se salta a la torera, algunos padres adquieren material adecuado para niños mayores de 14 años e incluso para adultos y dejan que sus hijos más pequeños lo manipulen para complacerles, pensando que como ellos están delante no puede ocurrir ninguna desgracia, esto es un error. Ya hemos comentado en otras ocasiones que bastan unos segundos de despiste para cometer una imprudencia que acabe en un lamentable accidente, y no ocurre sólo con los petardos, cualquier situación que pueda tener un mínimo riesgo, como por ejemplo un baño en la piscina, bastan 2’5 centímetros de agua para que un niño pequeño se ahogue.

Los niños deben manipular el material pirotécnico adecuado a su edad y siempre debe estar presente un adulto a la hora de salir a la calle para disfrutar de la Verbena de San Juan, es necesario que los petardos sean transportados en una bolsa y que ésta la lleve el adulto, encargado de supervisar todos los procedimientos que lleven a cabo los niños a la hora de hacer explosionar el material pirotécnico. Para minimizar el riesgo de accidente hay que procurar no sujetar nunca los petardos con las manos para encenderlos y lanzarlos, a pesar de que el material ha sido testado, nunca se sabe si puede haber un petardo defectuoso cuya mecha prenda velozmente y haga explotar el petardo sin tiempo a poderlo lanzar, lo que podría ocasionar heridas y quemaduras en las manos.

El petardo debe ser colocado en el suelo, o en el lugar elegido, y encenderlo con una mecha (una especie de cuerda de algodón), nunca con cerillas o mecheros. La razón es simple, un golpe de aire puede provocar que la llama fluctúe y queme la mecha próxima al petardo, lo que provocaría la rápida explosión sin haberse podido apartar. Cuando un petardo no explosione o no se encienda, lo mejor es desecharlo porque delata que no funciona correctamente, no es la primera vez que un petardo que parece apagado explosiona de repente. Además, un petardo sin mecha no se puede utilizar y manipularlo no tiene sentido. Estos petardos deben ser desechados por el adulto, por ejemplo mojándolos con agua, a fin de evitar que otros niños lo cojan y quieran intentar aprovecharlo.

Debe ser obligatoriamente prohibido lanzar petardos a otros niños o personas, esta es otra de las causas de accidente durante la celebración de la verbena. Siempre hay que procurar explosionar los petardos en zonas donde no haya aglomeración de personas o con vegetación a fin de evitar que se pueda prender fuego. Ningún material pirotécnico está exento de riesgos, incluso una supuesta inocente bengala puede provocar un accidente, sobre todo una quemadura. Educar a los niños sobre los riesgos que encierra cualquier tipo de material pirotécnico es necesario antes de que llegue la ansiada noche de la Verbena de San Juan.

Foto | Xumet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...