Por unas navidades sin prejuicios de género al comprar juguetes

La diversión no tiene género, así como tampoco lo deberían tener los muñecos con los que juegan los más pequeños. Para reflexionar al respecto Abacus realiza una original promoción.

Los juguetes no tienen sexo. Abacus lo recuerda

Es cierto, cuando nacemos tenemos un género que nos define como hembra o varón. Sin embargo, cuando somos pequeños no se nos deberían encasillar a los objetos o situaciones con etiquetas de “sólo para niños” o “sólo para niñas”. Mucho menos si se trata de juguetes.

Bajo esa premisa, la cooperativa española Abacus impulsa una campaña denominada “El juguete que no existe”. La idea, según los promotores, es acabar con los prejuicios y estereotipos que determinan qué muñecos o artefactos son para chicas o chicos, pues “los juguetes no tienen género”.

Adam “invita” a dejar de lado los prejuicios de género

La actividad coincide con la llegada de la Navidad, época en la que se acostumbra a comprar obsequios para los más pequeños. Pero no es casualidad. Es una estrategia para reflexionar sobre los valores y esos paradigmas que sólo existen en nuestra mente, y que atentan contra la igualdad y el respeto hacia los demás.

La imagen de esta iniciativa es Adam, un muñeco varón con el que se intenta mostrar que no hay necesidad de fabricar juguetes para ellas o ellos, porque todos son unisex. Lo curioso es que dentro de la caja de Adam no hay nada, pues “no existe”. En su interior sólo hay un par de gafas rojas para apreciar la realidad sin estereotipos.

Maravillas Rojo, quien es la cabeza de Abacus, asegura que se debe reivindicar el papel de los juguetes y no separarlos por sexo, pues son aptos para todos. Afirma que con el paquete que promocionan, buscan sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de romper las fronteras mentales. 

Instan a los infantes a manifestarse por su libertad para jugar

Con Adam,  Abacus también pretende recordar a las personas el rol educativo que tienen los juguetes, más allá de su funcionalidad y su concepto divertido, explica Rojo.

El ente se ha propuesto además fomentar el debate y eliminar las presiones de género que surgen cuando se elige un regalo para los peques. Su meta es lograr que los anteojos que vienen en el empaque de Adam, se viralicen en las redes sociales. Que cada consumidor que los adquiera deje de lado esas barreras que, sin querer, infundan en los chiquillos.

“Queremos que presuman las gafas, que se tomen fotos con ellas y las compartan en sus cuentas de Instagram, Facebook o Twitter. Que se convierta en una especie de manifiesto de los infantes sobre la libertad que poseen para jugar, sin obstáculos, sin barreras, sin las fronteras que establecen los estereotipos”, señala la representante de la organización.

Los compradores de Adam apoyarán las buenas causas

Como si fuera poco el mensaje que desean transmitir, con la venta de Adam ayudarán a los más necesitados. Con el importe de la compra, los clientes estarán colaborando con la Fundación Esplai Ciudadanía Comprometida de Palma y la Comunidad Valenciana, y la Fundación Catalana de l’Esplai. Ambas luchan contra la violencia infantil y la exclusión de género.

Para dar más visibilidad a la campaña, se realizarán foros de discusión sobre el tema, y se ofrecerá asesoría e información a través de la página web lajoguinaquenoexisteix.com. ¿A qué esperas para participar?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...