Por estas razones debes jugar con tus hijos

Para los niños los juegos son una necesidad. Si lo hacen con sus padres los beneficios serán más notorios y provechosos. Descubre aquí qué puedes lograr si los tomas como un hábito.

por estas razones debes jugar mas con tus hijos

El acelerado ritmo de la vida actual, puede llevarte a reducir el tiempo que le dedicas a tus hijos. Es comprensible que entre el trabajo y las tareas hogareñas sientas que las horas se te van volando, pero no puedes sacrificar los momentos de juego con los niños. Aunque no lo creas, son el mejor recurso para fomentar los lazos afectivos y la comunicación.

Los juegos compartidos aportan muchos beneficios. A través de la diversión y la recreación puedes ayudar a tus chicos a mejorar su autoestima, fortalecer sus habilidades sociales, estimular su aprendizaje y potenciar su capacidad de concentración. Además, es una excelente manera de inculcar valores, moldear su personalidad y monitorear sus conductas.

¿Por qué jugar con los niños?

Los niños suelen aprender con mayor facilidad cuando hacen ellos mismos las cosas. Por eso, los juegos tienen un increíble potencial pedagógico. Asimismo, un menor que participa en actividades de ocio tiene mejor salud, pues se desarrolla a nivel físico, intelectual y emocional.

Quizás, con el paso de los años, has logrado entender que el tiempo no se recupera. Eso aplica para todo, incluso para la familia y los hijos. En un abrir y cerrar de ojos ellos se volverán independientes y tú te habrás perdido la oportunidad de estar a su lado, y disfrutar de sus progresos. Crecerán, tendrán sus propios intereses y-probablemente-serán ellos quienes controlen el reloj.

Para los infantes el juego es una necesidad y, como padre/madre, se la debes procurar. Con eso no sólo se distraen, sino que también liberan el estrés, se educan, se sienten más seguros, confiados y queridos.

¿Cuánto tiempo dedicar al juego con los pequeños?

Muchas opiniones han surgido sobre el tiempo que se le debe dedicar al juego con los niños, pero hay especialistas que precisan un tiempo mínimo de 15 minutos al día. En ese tiempo irán incrementando su tolerancia, creatividad y alegría. Además, podrán conocerse y compartir saberes.

Desecha la creencia de que los juegos son sinónimo de pérdida de tiempo. Mientras se juega se crea un ambiente rico de experiencias significativas, que favorecen el aprendizaje de tu hijo. Al integrarte a sus juegos, aumentas sus posibilidades de tener una crianza feliz. Se sentirá complacido, atendido y afortunado.

Como papá/mamá, querrás que tu hijo pueda construir buenas relaciones sociales y manejar eficazmente la marejada de emociones humanas. El jugar refina su desenvolvimiento social, ya que le permite construir una visión de su entorno y de su propia persona. En los juegos es fundamental moderar emociones, mostrar empatía e influenciar a los demás. ¿Por qué no aprovecharlo?

3 ventajas adicionales del juego

Más allá de los minutos que le puedas dedicar a tu niño, lo verdaderamente importante es la calidad. Debes desconectarte de tus problemas y dedicarte a oírlo, verlo y entenderlo. Habla con él, evalúa su lenguaje corporal e induce un intercambio de información que te sirva para saber qué piensa y cómo se comporta ante determinadas circunstancias. Pero, sobre todo, haz que sea feliz. Mientras son chicos el juego es su principal interés y desahogo. De eso obtienen otras ventajas:

  1. Imaginación. Los niños que juegan en familia son más creativos. Eso los hará más pacíficos y les permitirá tener un mejor desenvolvimiento escolar.
  2. Aceptación. Los infantes que tienen buenas relaciones con sus papás, gozan de mayor aceptación por parte de otros menores. Esto en comparación con los pequeños con relaciones difíciles o menos positivas con sus progenitores.
  3. Atención. Si tu hijo se distrae con facilidad, dedícate a jugar con él. Tu participación en los juegos le ayudará a concentrarse. Poco a poco verás cómo se sumerge en la dinámica del juego. De igual forma, estarás eliminando las emociones negativas asociadas a la inactividad o las conductas pasivas del niño.

Todo esto refleja los aportes del juegos a la familia. ¿Qué esperas para darle esos 15 minutos a tus chicos?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...