Pirámide de la actividad física en niños de tres a seis años de edad

Es recomendable que los padres tengan presente la Pirámide de la actividad física en niños de tres a seis años de edad para sentar unas bases o crear unos hábitos saludables a sus hijos, si se adquieren desde la infancia es más fácil que se conserven de por vida.

Ejercicio físico infantil

Es importante que los niños realicen actividades físicas, del mismo modo que es necesario que duerman las horas recomendadas y disfruten de una dieta sana y equilibrada, son tres pilares fundamentales que ayudarán a gozar de buena salud y sentarán las bases para mantener una visa saludable cuando sean adultos. Hoy queremos hablaros de la pirámide de la actividad física en niños de tres a seis años de edad, pirámide menos conocida que la de la alimentación, pero que hay que tener en cuenta.

Como en toda pirámide, la base constituye aquello que se debe realizar con más frecuencia, a ser posible todos los días. Ir al colegio caminando en compañía de los padres, subir escaleras y reducir el uso del ascensor, pasear al perrito, jugar al aire libre en el parque, etc. En el hogar es interesante dar preferencia a juegos que impliquen algún tipo de movimiento, también hay que tener en cuenta que los pequeños pueden ayudar en las tareas del hogar, como por ejemplo recoger la mesa, recoger los juguetes, etc.

El siguiente escalón en la pirámide o primer piso comprende una serie de actividades que deben ser frecuentes pero no es necesario que se realicen todos los días, de tres a cinco veces por semana. Como podéis observar en la gráfica, aparecen diferentes deportes que ofrecen actividades de intensidad variable, entre moderada e intensa.

Estas actividades ayudan a los niños a descubrir sus capacidades y límites, con ellas se aumenta la resistencia, fortalecen el corazón (recordemos que los niños de hoy en día tienen menos resistencia cardíaca), mejoran la capacidad pulmonar, etc. Se recomiendan deportes como el fútbol, la natación o los juegos en familia, pero jugar al pilla-pilla, al escondite o montar en bicicleta ofrecen el mismo efecto. Es importante que sean espontáneos ya que los niños pequeños se cansan muy pronto, imponer un deporte de práctica diaria es un error.

El segundo nivel en la pirámide de la actividad física infantil comprende actividades que se deben realizar con una frecuencia de un par de veces por semana, son actividades estructuradas que ayudan a los niños a afinar los esquemas motores básicos, con ellas mejorarán la destreza y la coordinación. Danza, patinaje, juegos acuáticos, etc., pero también se puede optar por las excursiones de fin de semana para realizar senderismo, esquí, etc.

El último nivel comprende aquellas actividades que se deben reducir al mínimo, ya que están asociadas al sobrepeso y la obesidad, videojuegos, ver la televisión y actividades que sean sedentarias, deben practicarse poco, una o dos horas diarias como máximo, superar este tiempo provoca restar tiempo al resto de actividades de los niveles inferiores de la pirámide. Para finalizar, os recomendamos leer el decálogo para padres sobre la actividad física de sus hijos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 2,33 de 5)
2.33 5 3
Loading ... Loading ...